ARRIBES TAURINAS

VÍDEO | Talavante y Roca Rey a hombros en la corrida de primavera de Mérida

Imagen: @joseluispereda

La Corrida de Primavera ha estado marcada por la gélida temperatura que se ha soportado en el Coso de San Albín. Un frio invernal que no fue óbice para el gran espectáculo que ofreció la terna. Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey se vaciaron con sus respectivos lotes -Morante inédito con el primero que no se mantenía en pie- ante una noble, pareja, pero justa de fuerzas corrida de El Pilar. Mejor los lidiados en la segunda mitad del festejo donde destacó el quinto un -toro de vacas- al que ni siquiera se le dio la vuelta al ruedo como premio por su extraordinaria clase y bravura. Talavante y Roca Rey, empataron a tres apéndices cada uno, sí bien el extremeño firmó con ese gran quinto una de las mejores actuaciones de toda la temporada. Alejandro se emborrachó de torear en una faena cumbre e imaginativa sin encorsetamientos. Mérida estalló a gritos de ¡torero, torero!. Andrés Roca Rey continuó fiel a su personalidad arrolladora encontrando toro por todos los sitios y lugares. Roca Rey volvió a imponer su portentosa capacidad lidiadora ante su par. Morante de la Puebla que abrió cartel –con el peor lote- firmó una bella faena al cuarto llena de plasticidad y naturalidad, con la que obtuvo una oreja aunque el respetable pidió las dos. A esté lo toreó como los ángeles a la verónica.

1º “Canastero”: Abrió plaza un astado -prototipo de la casa- ganadera, un ‘colorao’ que echó las manos por delante en el capote de Morante. El maestro sevillano intentó esbozar algún lance pero entre la condición del toro y el viento estropearon el saludo. Una vara y cambio de tercio. Se cuidó en la lidia con los capotes arriba puesto que destapó estar justo de fuerzas el abreplaza. Inédito José Antonio con el primero de su lote puesto que no se tenía en pie y tras unos muletazos de tanteo el toro se echó y hubo que apuntillarlo. Silencio.

2º “Portillo”: Corretón el segundo -otro ‘colorao’- que no quiso detenerse en el percal de Talavante. El extremeño lo retuvo a base de ir a buscarlo a los medios y allí lanceó con compostura -molestado por el viento- varios lances a pies juntos a la verónica. Una vara sin castigar. Alejandro esbozó una faena muy personal -casi toda- por el pitón izquierdo por donde surgieron naturales con suavidad pero con la muleta a media altura, puesto que no podía obligar a su antagonista por la justeza de fuerzas. A derechas, dio tiempos y alturas, para llevarlo metido y poner todo la chispa que le faltaba al segundo. Estocada y oreja.

3º “Protico”: Devuelto al corral por invalido.

3º Bis “Bastardito”: Un recibo de tanteo -se volvió por dentro- característico de esta casa de El Pilar. Se cuidó en el peto. Roca Rey desarrolló una faena muy personal por ambos pitones ante un toro enclasado al que cosió en la muleta con pulso y despaciosidad. Andrés lo muleteó con prestancia en series justas y medidas -el astado quería más que podía- puesto que pareció estar descoordinado de movimientos el tercero. El epilogo de la figura mundial fue un arrimón que dejó “oler” al toro la taleguilla. Estocada y orejas sin paliativos.

4º “Lirio”: Un astado más bajo, colocado de pitones al que el cigarrero recibió con un toreo a la verónica exquisito. Lances lleno de garbosidad y personalidad que calaron hondo en la parroquia. Se cuidó el peto y la faena fue una obra de arte. El genio de la Puebla del Río salió enfibrado y toreó con unas muñecas dormidas por ambos componiendo pasajes bellísimos. Lástima que el toro se fue apagado en intensidad pero su quehacer llenó la escena de naturalidad. Incluso hubo chispas de invención con recursos de puro arte. Estocada y oreja con petición de segunda ante uno que duró lo justo.

5º “Portador”: El quinto tuvo motor desde que salió lo que ayudó a componer un precioso saludo de verónicas de manos bajas. Cadencia y estéticas en perfecta conjunción. Un astado que apuntó cosas y que llegó al último con virtudes como la humillación y la transmisión. Ante tan buen material Talavante formó un verdadero lío de órdagos. Se emborrachó de torear por ambos pitones con el mejor Talavante de la temporada. Mérida estalló a gritos de ¡Torero, Torero! en una faena cumbre e imaginativa sin encorsetamientos. Exigencias con una muleta que arrastraba la  toda su longitud por el albero y un  torero hipnotizado por su enorme obra. Espadazo y dos orejas con petición de rabo.

6º “Trajebueno”: Echó las manos por delante en el saludo de Roca Rey con más efectividad que lucimiento. Se dosificó con criterio en el peto. Andrés Roca Rey cimentó una faena de ligazón por ambos y siempre a más. Estructuró el trazo largo donde la muleta -al natural- viajó con profundidad y estética vertical, mientras a derechas, la ligazón -en carrusel- con exigencias. Un final por naturales a pies juntos de muchos quilates e inusual pero de gran conexión con el respetable. Todo ante un toro que se dejó y que sacó buen fondo. Oreja.

FICHA DEL FESTEJO:

Sábado 27 de abril de 2024. Coso de San Albín – Plaza de toros de Mérida. Extraordinaria Corrida de Primavera. Entrada: Tres cuartos de plaza en tarde gélida y con viento. Toros de El Pilar (3º bis), Correctos de presentación, desiguales en juego y justos de fuerzas en líneas generales. Destacó el enclasado y bravo quinto. 

  • MORANTE DE LA PUEBLA, Silencio y Oreja con petición de la segunda.
  • TALAVANTE, Oreja y Dos orejas con petición de rabo. 
  • ROCA REY, Dos orejas y Oreja.

Cuadrillas: Sobresalió en la lidia del segundo Javier Ambel.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!