ARRIBES TAURINAS

Así te hemos contado la corrida del Domingo de Resurrección en Sevilla

Imagen: @maestranzapages
Plaza de toros de La Maestranza de Sevilla – 31 de marzo de 2024:

* Toros de Hnos. García Jiménez y Olga Jiménez para Morante de la Puebla, Sebastián Castella y Andrés Roca Rey.

* Lleno de ‘No Hay Billetes’ en los tendidos.

Con un importante retraso como consecuencia de las labores de acondicionamiento del ruedo tras las fuertes lluvias, dio comienzo la tarde en Sevilla. Morante fue silenciado tras pasaportar a un primer toro de Hnos. García Jiménez justo de raza y sin transmisión. Lo intentó por ambos pitones sin lograr el lucimiento necesario para conectar con los tendidos. Abrevió y mató de una estocada baja al segundo intento. Silencio. 

Una oreja cortó Sebastián Castella a un segundo toro con muchas dificultades y peligro de Hnos. García Jiménez. Faena de gran mérito e importancia del torero francés, que basó su labor en la mano izquierda, el pitón de mayores opciones del toro. Final de mucha firmeza en la corta distancia. Estocada entera pero trasera. 

El tercer toro de Hnos. García Jiménez resultó el de mayor nobleza y ritmo, siendo aprovechado de principio a fin por Roca Rey. Faena de menos a más, que tuvo como virtudes la ligazón, largura y limpieza de los muletazos. En el tramo final de la faena, el astado se vino un poco a menos, pero una estocada entera y efectiva le permitió cortar una oreja. 

Morante fue silenciado tras dar muerte al cuarto toro de la corrida. Un par de verónicas y un puñado de derechazos firmes y encajado sirvieron para paladear su buen concepto. Sin embargo, el toro se apagó pronto, y careció de fondo imposibilitando el lucimiento del torero de La Puebla. No acertó con la espada. Silencio. 

De nuevo, un firme Sebastián Castella mostró una buena dimensión y se impuso a la exigencia de otro animal con dificultades, pero sin el fondo de su anterior toro. Se apagó demasiado pronto el de Hnos. García Jiménez, y eso dificultó que la faena rompiera hacia adelante. Estocada al segundo intento. Silencio.

Cerró la tarde Roca Rey, silenciado con un toro -el segundo sobrero- al que también le faltó más fondo y empuje. Lo hizo todo el diestro peruano, que tiró de él y lo cuajó en varias tandas de gran firmeza. Sin embargo, la condición del toro no permitió que la faena adquiera mayor importancia. Buena estocada. Silencio.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!