ARRIBES TAURINAS

Juan Ortega sienta cátedra en Valdemorillo y cuaja una faena inolvidable

Imagen: @Valdemorillo23

Lo de Juan Ortega ayer en Valdemorillo (Madrid) difícilmente se puede explicar con palabras. Llenó, toreó y triunfó en una tarde en la que sentó cátedra, con una faena inolvidable al único toro que sirvió de una mala y deslucida corrida de Núñez del Cuvillo. Con el ‘No Hay Billetes‘ en las taquillas y los tendidos llenos hasta la bandera, Ortega inició su temporada como terminó la anterior: en un extraordinario momento de confianza, capacidad y plenitud. Con el capote y con la muleta. De salida y en los quites. La faena al quinto de Cuvillo lo tuvo todo: temple, entrega, gusto, torería, empaque, corazón… Difícil, si no imposible, torear tan despacio. Difícil, si no imposible, parar el tiempo con un cambio de mano, con un remate por abajo, o con un «simple» ayudado. Pero para Juan Ortega, lo difícil, o incluso lo imposible, es una realidad hoy en día. Es su momento. Es el torero del momento. Dos orejas, Puerta Grande y los sentimientos desbordado en los tendidos. Sin suerte y de vacío se fueron Talavante, en su debut en Valdemorillo, y Ginés Marín. La tarde sólo tuvo a un protagonista. La tarde fue de Juan Ortega. ¡Menuda tarde!

Plaza de toros de La Candelaria de Valdemorillo (Madrid). Segundo festejo de la Feria de San Blas 2024. Lleno de ‘No hay Billetes’ en los tendidos. Toros de Núñez del Cuvillo, de deslucido juego en líneas generales. Alejandro Talavante: silencio en ambos; Juan Ortega: ovación con saludos y dos orejas; Ginés Marín: ovación con saludos y silencio.

* En el tercio de banderillas, saludaron los banderilleros Javier Ambel y Antonio Chacón.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!