Ginés Marín y Pablo Aguado cortan una oreja en el cierre de San Miguel

1 0
Read Time:2 Minute, 44 Second

Ginés Marín y Pablo Aguado han sido los triunfadores de la tercera de San Miguel al cortar sendas orejas en el cierre del abono sevillano. Los dos aprovecharon a los toros más destacados de la corrida de Juan Pedro, sin tener más opciones en los segundos de sus lotes. Morante de la Puebla no pudo repetir la maravilla del viernes, limitado todo el tiempo por un lote que no dio posibilidades de lucimiento. Se fue de vacío.

El primero de la tarde salió muy suelto en el capote y no permitió el lucimiento de Morante, que había sido recibido con una fuerte ovación en recuerdo de su gran faena del viernes. El toro claudicó un par de veces y el público protestó, pero Morante pidió el cambio de tercio y se encontró en la muleta con un animal frenado que no pasaba. Tras unos bonitos muletazos de inicio de faena no hubo para nada más. Morante mató de más de media y descabello. Silencio.

El cuarto manseó de salida y Morante usó sus dotes lidiadoras para fijarlo en el capote. Estampa antigua al llevar al toro a una mano al caballo. Después de un buen tercio de banderillas de Trujillo, Morante se dobló con mucha torería y vio pronto que el de Juan Pedro no le iba a ayudar. Lo intentó con la derecha y el animal apenas duró una serie.

Ginés Marín toreó bien de capa al segundo de la tarde, sobresaliendo los lances por el lado derecho. El toro también flaqueó en los primeros tercios pero después se asentó y permitió a Marín torear con mucha profundidad, sobre todo por el lado derecho. Con esa mano llegaron las tandas de mayor intensidad y acople, cuajando una faena compacta y seria, con fondo y forma. Muy bien Marín con este toro. Mató de media efectiva y cortó una oreja.

El quinto, de preciosas hechuras, manseó en el segundo puyazo y a la muleta llegó algo descompuesto y sin clase. Marín le aplicó temple y corrigió algunos defectos, logrando tandas de mérito con la derecha por encima de la condición de su enemigo. Por el lado izquierdo el toro resultó peor y también empeoró por el derecho. Imposible hacer más.

Pablo Aguado firmó un bonito comienzo de faena en el tercero, doblándose con el toro con mucha torería y gusto. Planteó la faena en las rayas por temor al viento y fue siempre a más, aprovechando muy bien la condición del ‘juanpedro’. Faena reposada, llena de torería con momentos bellos por ambos pitones, con un final a pies juntos que fue paladeado por el aficionado. La espada quedó algo desprendida pero la oreja estaba ganada.

El sexto salió embistiendo con las manos por delante sin permitir lucimiento a Aguado. Mantuvo esa aspereza en la muleta, de modo que Aguado tuvo que tocarle los costados para intentar ahormar una embestida que fue imposible de todas todas. Pablo intentó buscarle las vueltas con decisión y entrega, jugándosela por el pitón izquierdo. Tuvo mérito el sevillano en su último toro de la temporada en esta plaza.

Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados. Destacaron segundo y tercero. Morante de la Puebla, silencio / silencio. Gines Marín, oreja / silencio. Pablo Aguado, oreja / silencio.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!