ARRIBES TAURINAS

Así te hemos contado la corrida de Jandilla en Sevilla

Imagen: Pagés
Plaza de toros de La Maestranza de Sevilla – 17 de abril de 2024:

* Toros de Jandilla para José Mari Manzanares, Alejandro Talavante y Tomás Rufo.

Abrió la tarde un noble toro de Jandilla que, aunque tuvo opciones y sacó cierto fondo, le faltó un punto más de raza y tuvo mejores inicios que finales. Manzanares se mostró dispuesto, y basó su faena en el pitón derecho, el de mayor humillación y transmisión del toro (a pesar de que en los primeros tercios hizo algún extraño). Al natural, el toro transmitía menos y le costaba más ir largo y con codicia. Faltó mayor ajuste y acople en la faena. Estocada entera, algo desprendida pero efectiva. Ovación con saludos.

El segundo toro de la tarde se vino abajo desde el inicio de faena, faltándole raza, fondo y casta. Ello hizo imposible el lucimiento de la faena de Talavante. Abrevió tras probarle sin éxito por ambos pitones. Silencio.

El tercer toro de Jandilla tuvo buena condición en los capotes, y protagonizó un espectacular tercio de varas. Dos entradas al caballo desde lejos, arrancándose con mucha fuerza y casi derribando al caballo. Empujó con la cara abajo y con los riñones. Mantuvo el interés en banderillas, y con el público expectante se echó de rodillas Tomás Rufo para iniciar la faena. Tuvo que tragarle mucho de hinojos, puesto que el toro a veces tardeó y luego embestía con mucha fuerza y poder. Esa misma condición mantuvo en el resto de la faena, encastado, importante y exigente el de Jandilla, con el que Tomás Rufo completó una faena de disposición, esfuerzo pero con altibajos y sin la rotundidad que merecía el toro. Le apretó en una serie por el pitón derecho, y el toro respondió con codicia y mucha emoción. Luego, la falta de acople y entendimiento entre toro -que tuvo el defecto de perder las manos con cierta frecuencia- y torero hizo que aquello quedara a medio gas. Quizás los terrenos y el planteamiento no ayudaron. Estocada al segundo intento. Ovación con saludos.

Silenciado Manzanares con el cuarto toro de Jandilla, al que le faltó raza, emoción y fondo. Faena de disposición y esfuerzo del diestro alicantino, sin ningún tipo de conexión ni opciones de triunfo. Silencio.

Talavante se gustó en un templado recibo por verónicas al quinto toro de la tarde. Sin embargo, en el último tercio el de Jandilla careció de empuje, recorrido y transmisión, dificultando notablemente el lucimiento de la faena. Faltó toro. Silencio.

Al sexto de la tarde Tomás Rufo lo recibió a portagayola, con gran mérito y limpieza. Manteniendo la misma tónica de la corrida, el toro manseó y no se empleó en el caballo. En el último tercio, Tomás Rufo se mostró por encima del animal, pudiéndole por ambos pitones y sacándole todo lo que tuvo. Sin embargo, al toro le faltó mayor entrega y transmisión, y la faena no tuvo eco en los tendidos. Ovación con saludos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!