ARRIBES TAURINAS

Así te hemos contado la corrida de Garcigrande en Sevilla

Imagen: Pagés
Plaza de toros de La Maestranza de Sevilla – 15 de abril de 2024:

* Toros de Garcigrande para Cayetano, Emilio de Justo y Ginés Marín.

El primer toro de la tarde tuvo muy poca fuerza, y como consecuencia de ello, resultó deslucido y no transmitió nada. Faena de disposición sin recompensa ni conexión alguna por parte de Cayetano. Lo probó por ambos pitones, pero aquello no rompió. Buena estocada. Silencio.

A Emilio de Justo le tocó en suerte en segundo lugar un toro de buena condición pero de nuevo con la fuerza justa. Las primeras tandas con la mano derecha tuvieron notables altibajos debido a las continúas pérdidas de manos del toro. Sin embargo, por el pitón izquierdo, de gran calidad y profundidad, el toro fue a más y permitió a Emilio de Justo cuajarlo en un puñado de tandas con ligazón, firmeza y mucho mérito. Lo toreó a placer, con gran personalidad, naturalidad e inteligencia. Faena de menos a más, rubricada con una buena estocada. Oreja.

Ginés Marín mostró una buena dimensión con el tercer toro de la tarde. El ejemplar de Garcigrande tuvo mucha nobleza por ambos pitones, pero le faltó mayor transmisión, poder y chispa. Faena de actitud de Ginés Marín, que sin embargo no tuvo eco en los tendidos debido a la condición del astado. Estocada casi entera, efectiva. Ovación con saludos.

Faena sin contenido de Cayetano con un cuarto descastado y sin ninguna opción de triunfo. Silencio.

Emilio de Justo mostró y reafirmó la vuelta de su mejor versión con el quinto toro de la tarde. Un toro con un buen pitón derecho, pero sin apenas opciones por el izquierdo. Faena con un buen inicio por doblones, y un rotundo toreo con la mano derecha en tandas de gran ligazón y transmisión. Toreó con empaque, naturalidad y mucha firmeza con la mano derecha, aprovechando la codicia y emoción del toro por ese pitón. Intentó sin éxito el lucimiento al natural, y remató de nuevo con meritorios derechazos. Estocada entera pero trasera y algo tendida, de efecto tardío. Ovación con saludos.

El sexto toro resultó manso y ofreció notables complicaciones en los primeros tercios. En la muleta, Ginés Marín selló una meritoria faena, que inició genuflexo y con mucha torería. Por el pitón izquierdo, el toro tuvo mucho peligro y apenas permitió torear a Ginés. Sin embargo, por el derecho tuvo algo más de nobleza, y lo exprimió con firmeza y una gran capacidad. Inteligente y poderoso Ginés, que se inventó una faena que nadie creía, y metió al toro en la muleta con la mano derecha. Buena estocada. Vuelta al ruedo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!