ARRIBES TAURINAS

Juan Ortega tras su triunfo en Sevilla: «Soy paciente y todo llega, es bonito ver a tanta gente emocionada»

Imagen: Pagés

Juan Ortega es un torero único. Diferente. Torea como pocos o como ninguno. Torea tan despacio… que la lógica no alcanza a entender cómo se puede torear así a un animal bravo. Ayer Juan Ortega se encumbró en Sevilla cortándole las dos orejas a un buen toro de Domingo Hernández. Dos orejas que fueron un justo premio a una faena inolvidable. Una faena extraordinaria de principio a fin. Una faena que difícilmente se puede describir con palabras… una faena que fue el broche soñado a una mala tarde en el aspecto ganadero. Bajo una fuerte ovación y gritos de «¡torero, torero!» abandonó la plaza, y en los micrófonos de OneToro, Ortega trató de explicar lo vivido y sentido con «Florentino», el sexto toro de Domingo Hernández: «Mucho tiempo esperando y muchas peleas con uno mismo cuando no salen las cosas o no le coges el compás, pero soy paciente y todo llega». Sobre el toro, aseguró que «con esas hechuras es difícil que marren los animales, tenía una expresión muy buena, una mirada muy sincera y muy de verdad». Un toro con el que elaboró una auténtica obra de arte que emocionó y enloqueció los tendidos: «Cuando lo he llevado muy despacito, y parecía que el toro se frenaba, ahí la gente perdía los papeles. Los toreros tenemos la capacidad de hacer feliz a la gente, y es bonito dar la vuelta al ruedo y ver a tanta gente emocionada”, concluyó el torero. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!