ARRIBES TAURINAS

Puerta Grande de Alejandro Peñaranda en la apertura de la Feria de Fallas en Valencia

Imagen: @plazadevalencia

Plaza de toros de Valencia – 9 de marzo de 2024:

* Novillos de Chamaco para Alejandro Peñaranda, Samuel Navalón y Alberto Donaire. 

Abrió la tarde Alejandro Peñaranda, que recibió al primer novillo de Chamaco a portagayola. Voluntarioso y decidido, lo toreó por verónicas y chicuelinas en el recibimiento. En la muleta, Peñaranda se mostró en todo momento por encima del deslucido novillo, al que le faltó siempre entrega y mayor humillación, especialmente en los finales del muletazo. Final por bernadinas que calentó los tendidos. Estocada entera y oreja. 

Samuel Navalón inició la faena de rodillas, evidenciando las ganas y la actitud. Posteriormente, alternó ambas manos en una faena que destacó por la voluntad más que por el lucimiento, puesto que el novillo acabó rajado y anteriormente tampoco embistió con entrega, ni humillación. Se atascó con los aceros. Ovación con saludos tras aviso.

La disposición de Alberto Donaire no fue suficiente para entenderse con el noble tercero de Chamaco, que, aunque tuvo algunos defectos -le faltó más clase, y se quedó siempre algo corto-, ofreció mayores opciones. Mejor en el final de faena, Donaire dejó algunos detalles con la mano izquierda. Falló con el descabello en repetidas ocasiones. Silencio tras aviso.

Faena inteligente de un firme Peñaranda, que sacó todo lo que tuvo el noble pero desrazado cuarto. El de Chamaco se movió pero le faltó celo, fijeza y mayor transmisión, lo que obligó al novillero a tirar siempre de él. Peñaranda se mostró por encima del novillo, y cerró con un final con ayudados por alto. Tardó en caer el animal tras una estocada entera pero tendida. Cortó una oreja tras dos avisos.

Por estatuarios inició la faena Samuel Navalón, que hiló una faena llena de ligazón y firmeza. Aprovechó las virtudes y tapó los defectos al quinto de Chamaco, que se movió y tuvo nobleza, pero le faltó raza y mayor transmisión. De menos a más la faena, cuyo final tuvo mucho eco en los tendidos. Cerró por bernadinas y mató de una estocada entera pero tendida. Oreja con petición de la segunda.

Cerró la tarde Alberto Donaire que dio una vuelta al ruedo tras petición tras estoquear al noble cierraplaza de Chamaco. El astado tuvo nobleza y clase, aunque le faltó un punto de más de emoción como al conjunto del encierro. Donaire, a pesar de su falta de rodaje y que la faena no llegó a romper, se mostró dispuesto y dejó algunos muletazos destacables. Mató de una estocada entera y efectiva. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!