ARRIBES TAURINAS

Un complicado toro enmaromado de José Vázquez desluce la suelta y cornea a una persona en Yuncos

Imagen e información: David Bustos

«Precavido» de la ganadería de José Vázquez no cumplió con las expectativas en Yuncos (Toledo). El toro enmaromado, reseñado y soltado en honor a San Blas, congregó un año más a miles de personas y aficionados en una clara muestra de la fuerza y vitalidad del festejo popular. Pasadas las cuatro en punto de la tarde, «Precavido» salió con fuerza del cajón, apretando y corriendo a gran velocidad por la calle Real. Así completó la primera parte del recorrido, sin apenas paradas y sin generar demasiado peligro. Sin embargo, a mitad del recorrido el astado comenzó a buscar la salida en los descampados del municipio toledano. En uno de ellos, el animal llegó a echarse en varias ocasiones. Sin embargo, gracias a la labor del director de lidia, de los maromeros y de varios corredores, se logró sacar al toro del descampado. Continuó el de José Vázquez la suelta, y pocos metros después hirió a una persona por asta de toro, al meterse hacia una de las calles laterales. Corneó a un hombre en la pierna, y éste fue rápidamente trasladado en ambulancia por los servicios sanitarios.

A partir de ese momento, el toro comenzó a venirse a menos, parándose y costándole mucho tirar hacia adelante. De hecho, mantuvo esa tónica hasta el final de la suelta, a excepción de algún pequeño arreón puntual. Todo ello deslució la suelta, debido a la falta de movilidad, empuje y fondo del toro, que tuvo una presencia impecable. Un toro de primera. Una hora y media después, el de José Vázquez volvía a la calle Real, donde estalló la alegría, la música y el respeto hacia el toro. Antes de ser de nuevo enchiquerado en el cajón, el toro amagó con echarse y volvió a pararse. Sin embargo, finalmente los maromeros lograron que el toro completara la suelta, para satisfacción de todos los allí presentes.

Posteriormente, se soltó a una vaca de la ganadería de Caras Blancas, que salió de manera explosiva y poniendo en apuros a varias personas. Su suelta duró poco, y pronto fue enchiquerada de nuevo en el cajón.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!