ARRIBES TAURINAS

Finaliza 2023 | Recordamos en vídeo un hito histórico: Morante corta un rabo en La Maestranza de Sevilla

Imagen: Arjona | Pagés

Por faroles recibió Morante al segundo toro de su lote, que le permitió expresarse con el capote y cuajar un apoteósico saludo por verónicas. Encajado, ajustado, llevándolo metido y soltando la embestida con la mano baja, sin enganchones y con mucho temple. Muy despacio. Todo naturalidad. Todo desde dentro. Sonó la música en Sevilla y el público se puso en pie. Siguió entregado Morante, que dejó varios quites durante el tercio de varas sensacionales. Primero por verónicas, muy largo y templado. Luego por tafalleras, con mucha torería y gusto. Una larga cordobesa le sirvió para dejarlo colocado en el caballo. Se gustó por verónicas Urdiales en su turno de quites, y no dudo en replicarle Morante. Por gaoneras, con muchísimo valor y totalmente entregado al toro y a la tarde. Rugió Sevilla con el capote de Morante y las buenas y enclasadas embestidas de «Ligerito».

Con ayudados por alto, siempre en torero y con mucha inteligencia sacó al toro hasta el tercio. Comenzó a torear con la mano derecha, roto, encajado, con la suerte cargada, pasándoselo muy cerca. Llevándolo cada vez más largo. Por el izquierdo tuvo aún más profundidad el toro, y esa buena condición fue aprovechada por Morante. Que se rompió a torear al natural, hilando muletazos tremendamente largos, profundos, templados y con mucho mérito. Poco a poco fue cuajando al toro, que fue a más y a mejor. Morante volvió a la mano derecha, y el poso, la cadencia, la ligazón y la firmeza hicieron que la faena continuase yendo a más. El final de faena, de nuevo sobre la mano izquierda, y con algunos muletazos completamente de frente al toro, desataron la locura final. La rotundidad, la improvisación, la naturalidad, la lentitud… Aquello fue histórico. Y una obra de tal magnitud no podía tener otro final que una estocada entera, efectiva y de premio. Dos orejas de golpe, y ese tercer pañuelo que hizo historia, otorgando un indiscutible y soñado rabo para Morante de la Puebla. El toro, un gran toro, fue premiado con la vuelta al ruedo. La Maestranza rendida a Morante. El toreo rendido a él.

Recordamos con el vídeo-resumen la que fue una tarde histórica: 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!