ARRIBES TAURINAS

Daniel Luque y una dimensión de figura en el debut de La Quinta en Sevilla

Imagen: Pagés | Arjona

El esperado debut de La Quinta en corrida de toros en Sevilla se saldó con una sola oreja para Daniel Luque en el quinto de la tarde, al que el torero de Gerena entendió a la perfección construyendo una faena de gran mérito. También El Juli brilló en el primero de su lote, pidiendo el público una oreja para él que el presidente denegó para enfado general. Pablo Aguado, por su parte, no pudo puntuar en ninguno de sus dos toros.

El Juli brindó al público la faena a su primero en una clara declaración de intenciones. Después de una tanda inicial lo abrió a los medios y lo templó mucho con la derecha. Supo bajar la mano y provocar con la muleta adelantada en la segunda serie. También templó al natural, ya con el pasodoble sonando, pero al toro le costaba más por ese lado. Estuvo a gusto, logrando la mejor serie al final, llevando despacio la embestida del de La Quinta con la derecha. Faena de maestro que fue a más. Mató de estocada trasera y hubo petición no atendida por el palco. Fue obligado por el público a dar la vuelta al ruedo.

El segundo de su lote demostró mal estilo de salida, sin permitir hacer nada destacado al Juli con el capote. Peor fue en la muleta, donde ni las manos expertas del torero fueron capaces de extraer ni un solo muletazo. Se tuvo que limitar a entrar a matar.

El segundo de la tarde se partió una pata después de su encuentro con el caballo y fue devuelto. El sobrero no permitió lucimiento en el capote pero sí fue bravo en el caballo. Puso dos buenos pares de banderillas Iván García. El toro llegó sin brío a la muleta, sin transmitir, y Daniel Luque estuvo fácil y templado, muy por encima de su oponente en todo momento pero sin poder conectar por la limitación del astado.

El quinto tampoco dio facilidades de salida y llegó a la muleta sin mucho fuelle. Luque fue capaz de encelarlo por el pitón izquierdo y sacarle partido al natural. Lo puso todo el torero de su parte con un toro a menos por el lado derecho. La faena volvió a subir de intensidad al natural con el torero literalmente metido entre los pitones. Serio arrimón del que extraía muletazos limpios y templados que crearon ambiente de triunfo. Se fue detrás de la espada y cortó una oreja.

Pablo Aguado dio buenos lances por el pitón derecho en el recibo capotero al tercero. El toro fue medido en el caballo y Pablo hizo un quite por delantales. Aguado lo entendió bien en las primeras series, templándolo mucho por ambos pitones. Sin embargo, la faena terminó yendo a menos y aquello no acabó de romper. Mató de estocada desprendida.

El mejor toreo de capa llegó en el sexto de la mano de Pablo Aguado, que dio tres lances y media por el pitón derecho excelentes. El toro recibió dos puyazos contundentes y no dio facilidades en la muleta. El sevillano dio algunos muletazos estimables con la derecha pero sin poder redondear faena con un toro que tuvo mucho que torear. Le cogió más el aire al final y enjaretó una serie ligada por el pitón derecho que no tuvo continuidad. Mató de media estocada y se fue de vacío.

FICHA:

Se lidiaron toros de La Quinta -el segundo sobrero del mismo hierro-, bien presentados. Primero y quinto ovacionados en el arrastre. 

El Juli, vuelta al ruedo y silencio.
Daniel Luque, silencio y oreja.
Pablo Aguado, silencio y silencio.

Saludó en banderillas Iván García.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!