Discreta reaparición de Talavante en un desastroso mano a mano con Juan Ortega

1 0
Read Time:2 Minute, 26 Second

No hay nada peor que programar un mano a mano, quitando el puesto a un tercer torero, y que no haya ni pizca de rivalidad entre los matadores acartelados. Así fue el desastroso mano a mano entre Alejandro Talavante y Juan Ortega en Las Ventas. Reapareció Talavante tras cuatro años retirado y la reaparición fue más bien discreta, a pesar de que la mayoría del público estuvo totalmente entregado a él desde que rompió el paseíllo. Madrid siempre es sensible, y lo volvió a demostrar sacando a saludar al sobresaliente Álvaro de la Calle, tras el gran y meritorio esfuerzo en la encerrona de Emilio de Justo. Saludaron también -sin merecerlo- Talavante y Juan Ortega bajo el desconcierto de muchos aficionados.

La corrida de Jandilla tuvo más de lo que los toreros lograron sacar. Ambos estuvieron por debajo de la tarde, especialmente Juan Ortega, que volvió a dejar al público con la sensación de que ahora mismo no le vale prácticamente ningún toro. Ni en Sevilla, ni hoy en Madrid hemos podido disfrutar de la mejor versión de Ortega. Apenas dio un par de verónicas a su primer toro, y de ahí en adelante, muletazos llenos de torería y gusto pero sin ningún tipo de rotundidad. Además, tuvo el defecto de echarse demasiado encima de sus toros y eso dificultó el lucimiento de los mismos. Decepcionó y preocupa el momento que atraviesa.

Talavante cuajó la mejor faena al tercer toro de la tarde. El de Vegahermosa, que dejó muestras de mansedumbre en su paso por el caballo, se vino arriba en el último tercio y resultó encastado y muy exigente en la muleta. La faena de Talavante fue de menos a más, con dos tandas finales sensacionales con la mano derecha. Hubo un cambio de mano extraordinario. De los que te ponen en pie. Pero el resto de la faena estuvo llena de enganchones, y la falta de temple y poder -mano baja- deslució la labor de Talavante, que había comenzado la faena con la mano izquierda. Quiso lucirse con ella, sabedor de que Madrid espera con ganas ‘la izquierda’ de Talavante, pero hoy no fue el día. Lo mató de una estocada y cortó una oreja de poco peso. Había toro para mucho más. Con su primero, descompuesto y sin terminar de humillar, dejó derechazos sueltos de buen trazo en la corta distancia y fue silenciado. En el quinto, su último toro, Talavante estuvo totalmente ausente y desentendido, llegándole incluso a desarmar el toro. Discreta y hasta cierto punto decepcionante la reaparición de Talavante, que eso sí, todavía tiene tres tardes más en el ciclo isidril.

Plaza de toros de Las Ventas. Corrida de la Cultura. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de Jandilla y Vegahermosa (3º), bien presentados y de dispar juego. Destacó el encastado tercero. Alejandro Talavante: silencio, oreja tras aviso y silencio; Juan Ortega: silencio en su lote.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!