Complicados becerros de José González y gran ambiente en La Venta del Batán

1 0
Read Time:3 Minute, 32 Second

Venta del Batán – Homenaje a Joaquín Bernadó:

-> Becerros de José González para Pepe Luis Cirugeda, Juan Saavedra, Julio Manuel Campano, Sergio Rollón, Adrián Santamaría y Cristian Restrepo.

-> Gran ambiente en los tendidos. Rozando el lleno.

• Primer becerro (para Pepe Luis Cirugeda): noble en los capotes, con movilidad y buen tranco. Quiso gustarse por verónicas Cirugeda, hilando con suavidad los capotazos. Arrancó la faena con la mano derecha, ligando los muletazos con más acompañamiento que poder. Al natural se asentó más, le dio más tiempo y lo llevó más metido en los vuelos. Midiendo distancia y tiempos, el de José González respondía bien, con nobleza y tendiendo a humillar cuando se le sometía más. No obstante, cuando faltó poder, el becerro embistió más brusco y le dio varios sustos. Final de faena largo, por circulares y un cierre con ayudados por alto antes de devolver a chiqueros al animal. Vuelta al ruedo de manera simbólica.

• Segundo becerro (para Juan Saavedra): con más chispa y exigencia en el capote. Lo recibió Juan Saavedra de rodillas con una larga cambiada en el tercio, y se mostró muy dispuesto y voluntarioso para recibirlo. Complicado en banderillas, no lo puso nada fácil. Inició la faena de rodillas y el animal lo volteó en varias ocasiones. Ya en los medios trató de poderlo con la mano derecha pero el becerro acortó notablemente el recorrido. Orientado y muy complicado el de José González, la faena transcurrió entre sustos y un esfuerzo sin éxito del novillero. Tampoco hubo lucimiento con la mano izquierda. Vuelta al ruedo de manera simbólica.

• Tercer becerro (para Julio Manuel Campano): recibimiento de rodillas en el tercio. El becerro dificultó el lucimiento ya que le costaba salirse de los vuelos del capote. Faena con altibajos pero con detalles importantes de Campano, especialmente con la mano derecha. Por ese pitón el becerro se entregó humillando y el joven espada supo entenderlo, sometiéndolo y llevándolo largo entre los olés del público. Con el pitón izquierdo fue misión imposible, el becerro se echaba siempre encima del cuerpo del novillero y apenas se tragó los muletazos. Cerró la faena con varias tandas de nuevo con la mano derecha, y volvieron los olés a los tendidos. A pesar de los numerosos revolcones, Campano dejó detalles destacables de poder y de capacidad. Final por bernadinas. Vuelta al ruedo de manera simbólica.

• Cuarto becerro (para Sergio Rollón): salió con mucha fuerza el de José González, y embistió con mucha nobleza en el templado capote de Rollón. La primera mitad de la faena estuvo determinada por la poca fuerza del animal, que perdió las manos en repetidas ocasiones. Las buenas formas e ideas de Rollón no fueron suficientes para conectar con el tendido en esas primeras tandas. Sin embargo, la faena fue de menos a más y el temple del novillero fue metiendo al -noble- becerro en la muleta. Con la mano derecha y con la izquierda, Rollón toreó templado y con suavidad, evitando salvo excepciones que el becerro le enganchara la muleta. Vertical y queriendo torear despacio, Rollón cerró la faena por bernadinas tras resultar volteado en varias ocasiones. Vuelta al ruedo de manera simbólica.

• Quinto becerro (para Adrián Santamaría): buen recibimiento por verónicas. Nobles embestidas las de el de José González en los capotes. Sin embargo, en la muleta resultó más complicado. Quedándose más corto y metiéndose por dentro en varias ocasiones. Faena con muchos altibajos y sin llegar a romper de Santamaría. No hubo entendimiento entre novillero y becerro, que pedía darle más tiempo entre muletazo y muletazo, y necesitaba de mayor limpieza en la faena. Palmas tras enchiquerar al animal.

• Sexto becerro (para Cristian Restrepo): gran recibimiento por verónicas tras una larga de rodillas. Templado, cogiéndolo por delante, llevándolo toreado y vaciando las embestidas con los vuelos. Gran ovación. Buenas formas de Restrepo, queriendo siempre enroscárselo en la cintura para ligar los muletazos casi en redondo. Faena correcta en las formas, pero en la que faltó más apuesta y confianza por parte del novillero. Faltó llevarlo más enganchado para lograr mayor rotundidad. Detalles sueltos, los más lucidos en el tramo final, y los de mayor gusto, los de pecho. Final por bernadinas, aplaudido por el público. Vuelta al ruedo de manera simbólica.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!