* Crónica vía: DAVID BUSTOS


La segunda corrida de la Gira de Reconstrucción 2021 tuvo el mismo poco ambiente en los tendidos que el día anterior. La poca promoción de los festejos pasó factura de nuevo y los tendidos registraron una entrada pobre. «Portugués», de Núñez de Tarifa, fue el encargado de abrir el festejo. El toro tuvo buen aire en el capote de Uceda Leal y cumplió en varas. Había expectación por saber cómo había llegado el toro a la muleta, ya que en banderillas pareció mostrar falta de fuerzas. En uno de los primeros muletazos, tras brindar al público, cayó y eso obligó a Leal a torearlo con mucha suavidad desde el inicio. La faena iba transcurriendo sin excesiva transmisión. El toro, que se arrancaba con prontitud y tenía nobleza, carecía de emoción debido a su poca fuerza. Uceda estuvo firme y trató de imponer temple en cada muletazo. Los cambios de mano y algún natural suelto fueron los únicos pasajes destacables de este deslucido capítulo de la corrida. Estocada entera aunque algo baja. Acertó con el descabello. Ovación con saludos.

Muy variado y meritorio fue el saludo capotero de Francisco José Espada al segundo toro de la tarde en Zafra. A punto estuvo de ser cogido por el toro, tras tropezar en el embroque de un capotazo. El toro, muy suelto desde su salida de los chiqueros, apenas fue picado y no se entregó en los capotes. Por estatuarios más allá de la segunda raya lo recibió Espada con la muleta. Ahí pareció que el toro mostraba más fijeza y el público se metió en la faena. Muy rebrincado el toro, Espada le ligó la primera tanda con la mano derecha sin excesivo lucimiento ya que a veces el animal tendía a puntear los vuelos de la muleta. Le costó acoplarse a Espada con el de Núñez de Tarifa, y la faena careció de limpieza en las primeras tandas. No hubo rotundidad al natural y los mejores momentos llegaron con la mano derecha. Con más ritmo y más sometimiento. Destacando un cambio de mano en redondo y algún remate en el tramo final. El toro, que se movió y tuvo nobleza, pecó también de poca emoción y le faltó más entrega. Estocada entera. Oreja.

El tercer toro de la tarde fue apuntillado en el ruedo tras descoordinarse y quedar completamente inválido. El sobrero evidenció falta de fuerzas desde el capote y perdió las manos durante toda la lidia. Sin embargo, el Presidente decidió no devolverle y la faena comenzó entre las protestas del público. Lo intentó toreando a media altura Uceda Leal y cada muletazo que dejó sin que el toro cayera al albero ya era un triunfo. Perdiéndole pasos, dándole tiempo y sin un ápice de brusquedad, Uceda Leal consiguió que la faena fuera a más, dentro de las escasas opciones de triunfo del toro. Un querer y no poder. Una faena en la que todo lo hizo el torero. Muy templados fueron los cambios de mano y las últimas tandas donde el toro parecía aguantarse más en pie. Algo desprendida pero entera, la estocada hizo caer al toro sin puntilla. Dos orejas.

El cuarto toro no fue muy distinto -se movió en los primeros tercios pero se vino abajo pronto- a los anteriores ejemplares lidiados. La falta de fondo y de fuerzas -a pesar de la nobleza- volvió a aparecer y a condicionar la labor con la muleta, en este caso del torero Francisco José Espada, que optó a mitad de faena por acortar distancias, meterse en sus terrenos y pegarse un arrimón. Un inicio lleno de torería y un final por luquecinas pusieron el broche final a la faena, rubricada con otra buena estocada. Dos orejas.

Plaza de toros de Zafra (Badajoz). Segunda de la Gira de la Reconstrucción 2021. Menos de un cuarto de entrada dentro del aforo permitido. Toros de Núñez de Tarifa, nobles pero justos de fondo. Uceda Leal: ovación con saludos y dos orejas; Francisco José Espada: oreja y dos orejas.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!