Suelto y sin fijeza resultó el toro de Flor de Jara que «entró» a los Sanjuanes de Coria por la vía de la sustitución como se suele decir. A pesar de la fuerza con la que salió -«barriendo el vallado»- el astado, este no acabó de romper, tampoco en la calle, donde en un principio si parecía ofrecer mejor juego. Se movió en todo momento pero deslució su lidia esa falta de fijeza y quizás, de entrega. 

Además, el animal de la ganadería de Toros de la Cilla -sustituye al de Enrique Serrano- será el encargado de cerrar estas fiestas en el día de hoy por las calles y plaza de Coria. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Fotografías vía: ANA MELGAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!