Un extraordinario Morante en una Maestranza perdida y desconocida

0 0
Read Time:3 Minute, 9 Second

Morante de la Puebla toreó muy bien a la verónica al primer toro, provocando los primeros oles de la tarde. Fue muy buena también la media del quite. Firmó un precioso comienzo de faena con sevillanía y mucho pellizco. Al toro le costó repetir por el lado derecho y se quedaba corto por el izquierdo. Morante estuvo firme y dispuesto en una labor breve porque el de Cuvillo se apagó pronto. Pinchó dos veces y descabelló.

Morante firmó un precioso quite a la verónica en el segundo de su lote, sobresaliendo por su perfección una por el pitón izquierdo. Juan Ortega entró en quite y toreó por chicuelinas. Morante brindó al público y comenzó la faena con el ‘cartucho de pescao’ enlazando seguidamente naturales excelsos. Hubo una serie con la derecha ligada de gran prestancia rematada con cambio de mano interminable. El toro se rajó en ese momento, buscó tablas y Morante lo siguió plantándole cara en ese terreno y logrando buenos naturales en un final de faena de mucho mérito. La espada quedó algo trasera. Le fue concedida una oreja.

El segundo fue devuelto por falta de fuerza. Salió un sobrero que romaneó en el primer puyazo aguantando caballo y picador de forma espectacular en una estampa antigua. El toro acudió bien a la segunda vara y José Palomares dejó otro buen puyazo. Fue muy ovacionado. Ortega hizo un buen quite por chicuelinas abrochado con bonita media. Roca Rey hizo lo propio intercalando chicuelinas y tafalleras. Ortega comenzó la faena con bonitos doblones, sobresaliendo un cambio de mano largo y templado. Apenas duro una serie el de Cuvillo, cortando el buen tono en el que había comenzado la faena. Insistió el torero pero sin opción. Mató de estocada.

Juan Ortega estuvo entonado a la verónica y también en el quite por delantales. Pusieron buenos pares El Algabeño y Perico y el toro quedó muy apagado para la muleta. Lo intentó el torero sevillano pero el de Cuvillo se defendía y no prestaba emoción. Mató de estocada algo desprendida.

Roca Rey ganó terreno toreando a la verónica al tercero, toro que fue muy medido en el castigo. Roca comenzó de forma explosiva con estatuarios, pases cambiados por la espalda y pase del desprecio que caldearon el ambiente. Las dos primeras series con la derecha fueron a más, siendo la segunda redonda y muy bien rematada. Citó al natural dando distancia y también metió al toro en la muleta por ese pitón. En la última serie con la derecha aguantó un espeluznante parón del toro y toreó en redondo con mucha profundidad. Terminó con bernadinas cambiando de pitón en las que se jugó la vida. Mató de media en buen sitio que fue suficiente. Le fueron concedidas las dos orejas, la segunda excesiva. 

Roca Rey pidió que no picaran mucho al sexto, que acudió con prontitud en la segunda vara. Destacó José Manuel Quinta a caballo y José Chacón se desmonteró en banderillas. Roca empezó de nuevo de forma impactante con dos pases cambiados por la espalda de rodillas. Este ‘cuvillo’ duró muy poco pero a falta de embestidas Roca tragó y se pegó un serio arrimón con un animal cada vez más afligido. El peruano se montó encima y resultó volteado, volviendo a la cara. Mató de estocada y el público pidió con fuerza la oreja, pero el presidente no la concedió.

  • Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo -el segundo sobrero-, bien presentados y de juego desigual. Destacó el tercero dentro de un conjunto sin fondo ni raza. Morante de la Puebla: silencio y oreja. Juan Ortega: palmas y silencio. Roca Rey: dos orejas y dos vueltas al ruedo tras petición.
  • Saludaron en banderillas El Algabeño, Perico y José Chacón.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
100 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!