Ferrera y «Pobrecito», una fuente de emociones en una tarde de decepción ganadera

4 0
Read Time:6 Minute, 11 Second

Corrida de toros en Sevilla – Feria de Abril 2022:

* Toros de Victorino Martín para Antonio Ferrera y Miguel Ángel Perera (mano a mano).

-> Primer toro: herrado con el número 71   / «Pobrecillo»

Tardó en salir de chiqueros el primer toro de Victorino. Lo recibió con su capote azul Antonio Ferrera, a la verónica en las lances cortos ya que el toro se revolvía rápido. En el primer puyazo, dejó al toro muy largo y en esa ocasión sí se arrancó con cierta prontitud, aunque protestó en el peto del caballo. Largo también lo dejó Ferrera en el segundo puyazo, pero finalmente lo tuvo que acercar a la segunda raya porque el astado no se arrancaba. No terminó de emplearse en el caballo el abre-plaza. Extraordinario tercio de banderillas protagonizaron José Chacón y Fernando Sánchez, poniendo a parte de La Maestranza en pie. Gran inicio de faena de Antonio Ferrera, doblándose con el toro con mucho gusto y dejando un remate lleno de torería para cerrar la primera serie. Ya en los medios, Ferrera no dudó en coger la mano izquierda y la primera tanda tuvo gran profundidad. La humillación y la clase del toro ayudó en esos primeros muletazos al natural; sin embargo, pronto el toro se vino abajo y la faena comenzó a perder lucimiento. Al cambiar a la mano derecha -sin duda el peor pitón del toro- la gente terminó de desconectar. Le faltó más entrega y fondo al de Victorino, y la falta de empuje obligó a Ferrera a optar por la corta distancia en el tramo final. Meritoria fue la última tanda. Natural a natural, pasándose los pitones por el estómago. Pero la nobleza del animal no fue suficiente para que aquello fuera hacia arriba. Estocada algo caída tras dos pinchazos. Silencio.

-> Segundo toro: herrado con el número  16  / «Mosquetón»

Aplaudido de salida fue el segundo toro de la tarde. Por delantales lo recibió Miguel Ángel Perera, pero el toro tendió siempre a quedarse algo corto y esa condición deslució el recibimiento. En el caballo resultó tardo y tampoco se entregó en los dos puyazos que recibió. Buen quite de Antonio Ferrera para sacarlo del caballo por verónicas. Faena sin contenido de Miguel Ángel Perera, que nada pudo hacer frente al deslucido y descastado toro de Victorino Martín. Abrevió Perera ante las protestas del público por el nulo juego del animal. Falló con la espada. Silencio.

-> Tercer toro: herrado con el número  62  / «Director»

Muy tardo resultó también el tercer toro en el caballo. Intentó Ferrera ponerlo de lejos en el primer puyazo, pero finalmente tuvo que meterlo prácticamente debajo del peto para que pudiera ser picado. No terminó de emplearse el de Victorino en el primer tercio y llegó a la muleta con pocas esperanzas de embestir. La primera mitad de la faena transcurrió sin emoción debido a la falta de entrega y codicia del animal. Insistió con actitud y mucha disposición Ferrera, que terminó por inventarse una faena meritoria y de inspiración, especialmente con la mano izquierda. Exprimió al máximo la nobleza del toro y le sacó todo lo que tenía, con muletazos templados y alargando las embestidas hasta el final. Metió al público en la faena y dejó una gran estocada andando al toro y con este prácticamente parado. Vuelta al ruedo tras petición.

-> Cuarto toro: herrado con el número 70   / «Portezolano»

Más pobre de cara y justo de fuerzas, el cuarto de la tarde despertó numerosas protestas durante su lidia. No lo devolvió el presidente a pesar de que blandeó mucho en banderillas. Inteligente estuvo Perera dándole distancia y tiempo al de Victorino, para luego torearlo sin demasiado poder para evitar que el toro perdiera las manos. No terminó de humillar el toro y el hecho de salir con la cara siempre arriba de los muletazos deslució la labor con la muleta de Perera. Incluso cuando le apretó más con la mano derecha en el tramo final, a la faena le siguió faltando emoción. Esfuerzo sin éxito de Perera con otro toro deslucid y justo de todo. Silencio.

-> Quinto toro: herrado con el número 65 / «Pobrecito»

Más de quince verónicas recetó Antonio Ferrera al quinto toro de Victorino. De punta a punta de la plaza se fue toreando con el capote bajo los olés de Sevilla. Fuerte ovación para Ferrera, que se gustó sacando al toro del caballo con varias largas a una mano. Cumplió el de Victorino en el caballo en dos buenos puyazos a media distancia. Brindó Ferrera a Joaquín la muerte del toro haciéndole salir al ruedo a pesar de que el jugador no quería por respeto a la afición. Inició la faena con la mano derecha, ligando los muletazos casi en redondo y dejando dos cambios de mano extraordinarios. Personalidad e inspiración de Ferrera, que pronto vio el buen pitón izquierdo del ‘victorino’ y uno a uno fue robándole naturales muy largos y templados. La gran virtud del toro fue la humillación y la nobleza que tuvo por ambos pitones. Este sí fue un buen toro de Victorino, a pesar de que evidentemente le falto un punto más de fuerza y raza para terminar de ser completo. Torería a raudales de Ferrera, que templó hasta prácticamente adormecer al toro en la muleta con ambas manos. Con una gran profundidad y temple. Haciendo rugir a La Maestranza. Haciéndola soñar con cambios de mano eternos y muletazos realmente despaciosos y sin apenas enganchones. Metido entre los pitones por momentos. Jugándose el tipo y la vida. Poniendo el alma en la faena. Entendió a la perfección Ferrera al toro de Victorino y la faena alcanzó cotas muy altas. Pincho y resultó cogido sin consecuencias mayores, antes de dejar una gran estocada que hizo caer al toro. Oreja con fuerte petición de la segunda tras aviso. Dio dos vueltas al ruedo y el presidente recibió una fuerte bronca. El toro, hijo del gran «Cobradiezmos», fue ovacionado en el arrastre.

-> Sexto toro: herrado con el número 91 / «Buenacara»

Curro Javier puso a La Maestranza en pie con un soberbio tercer par de banderillas. La plaza le obligó a saludar en el tercio y Miguel Ángel Perera no dudo en irse hasta los medios para brindar la muerte de su último toro. Pronto y en la mano empezó la faena Perera, dejando dos tandas limpias e intensas con la mano derecha. Tuvo cierta chispa el de Victorino por el pitón derecho y el público se metió pronto en la faena. Sin embargo, en la primera tanda por el pitón izquierdo, el toro se le metió por dentro y Perera cayó al suelo a merced del animal, que lo volteó por la espalda. Visiblemente mermado, Miguel Ángel Perera volvió a la cara del toro y no cesó en su empeño de torearlo al natural, a pesar de que las embestidas eran más inciertas por ese pitón. Gran esfuerzo el que hizo Perera delante de la cara del toro, sacando todo lo que pudo a un noble toro de Victorino. Otro ejemplar con opciones -con más matices y teclas que tocar- y algunos muletazos templados de Perera en ese tramo final, con la música sonando a pesar del percance. Buena estocada que hizo caer al toro sin puntilla. Ovación con saludos tras petición. Pasó a la enfermería.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!