El matador de toros Paco Ureña ya se encuentra en casa recuperándose del grave percance que sufrió en Abarán, en un festejo que le enfrentó mano a mano con Rafaelillo. El propio torero ha sido el encargado de confirmar cómo va el proceso de recuperación, agradeciendo la labor realizada y el trato recibido «al Dr. Robles, a todo su equipo y al Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca». Ureña que fue cogido de manera muy fea contra las tablas, sufrió una fractura de la vértebra cervical C4, aunque afortunadamente «sin desplazamiento» de la misma. A pesar de ello, deberá llevar collarín durante varios meses como consecuencia de dicha rotura. Además, según informa El Muletazo, el torero también sufre una rotura del ligamento lateral interno de la rodilla derecha. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!