Rompió el paseíllo en Madrid para iniciar con un día de retraso la feria de otoño 2021. Tras el aplazamiento de la primera corrida por el mal estado del ruedo, los novillos de Fuente Ymbro fueron los encargados de subir el telón del ciclo ferial. Diosleguarde le recibió por verónicas sin apenas lucimiento y el de Fuente Ymbro embistió metiéndose por dentro en algunas ocasiones. Cumplidor en varas y con un punto de exigencia en banderillas, el animal pareció pararse en seco desde la primera tanda, que fue de rodillas. Inteligente Diosleguarde, le sacó más allá del tercio y ahí el novillo sacó ritmo y mayor nobleza, dentro de la mansedumbre que evidenció desde el inicio de la faena. Con menos acople en los comienzos de las series, Diosleguarde fue cogiéndole el aire y dejó un puñado de derechazos con limpieza y profundidad. Por ese pitón sí hubo más emoción, tanto por parte del novillo como del novillero. Con la mano izquierda, ni lucimiento ni limpieza. Faena con muchos altibajos. Final por bernadinas y estocada trasera pero efectiva (vuelta al ruedo protestada tras petición). Resolutivo estuvo Fonseca recibiendo a la verónica al segundo de Fuente Ymbro, algo justo de presencia para Madrid. Buen tercio de varas y buena pelea la del novillo, que empujó con los riñones. Por chicuelinas replicó Fonseca a Manuel Perera, volteado en un quite por tafalleras. Se echó de rodillas tras brindar al público y tras varios muletazos tragándole mucho al novillo, el de Fuente Ymbro le echó mano y se ensañó con él. Prosiguió la faena Fonseca entre sustos hasta que el novillo, que no dejó de meterse por dentro, volvió a voltearlo en los medios. Se lo llevó hasta el tercio y ahí dejó varias derechazos llenos de valor debido a las complicaciones del novillo. Imposible por el pitón izquierdo, el de Fuente Ymbro fue un prenda que se suele decir en el argot taurina. Faena muy accidentada. Le metió la mano pero la muerte del animal no fue la deseada (ovación con saludos tras leve petición).

Mucha cara pero sin remate ni seriedad para Madrid, el tercer novillo fue protestado a su salida. De rodillas inició Manuel Perera la faena y, un día más, vio la otra cara de la Fiesta. El de Fuente Ymbro le cogió de manera muy fea y tardó en reponerse el novillero. Volvió a la cara del toro sin chaquetilla y voluntarioso dejó varias tandas con la mano derecha. Con la mano izquierda, misma actitud y también la misma falta de acople. El novillo de Fuente Ymbro con mucha movilidad y fondo, aunque algo falto de humillación. En el final de faena, Perera selló una lograda tanda en redondo que fue aplaudida por el público. Sin embargo, luego alargó demasiado la faena con un arrimón despertando algunas protestas. Manoletinas de cierre y estocada entera (ovación con saludos tras leve petición). No perdonó el quite Fonseca al quinto y otra vez el riesgo y el valor estuvieron presente. Diosleguarde no quiso replicar, tampoco lo hizo en el primero. Le dio distancia el novillero y respondió con buenas embestidas el de Fuente Ymbro. Hubo dos tandas extraordinarias de toreo con la mano derecha. Con personalidad. Con la mano baja. Vaciando las embestidas como mandan los cánones. Al natural le costó mucho más cogerle el aire y la faena perdió fuelle. Volvió a la mano derecha pero la falta de limpieza deslució el final de faena. Buena estocada (oreja y gran ovación al novillo, que regaló grandes embestidas, especialmente por el pitón derecho).

La emoción a la que nos tiene acostumbrados Fonseca esta temporada fue precisamente lo que faltó a su faena al quinto novillo de la tarde. Ni el inicio cambiándose la embestida por la espalda, ni las manoletinas para cerrar la faena consiguieron despertar a la afición venteña. El de Fuente Ymbro se movió pero le faltó romper un punto más hacia adelante, quedándose corto en algunos muletazos y con sosería. Faena lineal, larga y sin lucimiento alguno de Fonseca. Estocada entera al primer intento (palmas tras aviso). Salió de la enfermería Manuel Perera y directo a portagayola para recibir al último de la tarde. A punto estuvo el de Fuente Ymbro de llevárselo por delante, librándose por muy poco. Sin embargo, el novillo terminó por voltearle en otro de los lances. Cambiándose al novillo por la espalda empezó la faena Manuel Perera. Luego la tónica fue la misma. Un par de muletazos acoplándose al novillo y el resto de la serie acelerado y sin terminar de cuajarlo. Las protestas de parte de la afición hicieron que Perera tratara de mejorar su colocación pero tan encima del novillo, este se vino a menos. En el inicio, el de Fuente Ynbro embistió con nobleza y cierta clase, a pesar de que le faltó más emoción. Alargó demasiado entre protestas y falló con los aceros (silencio tras aviso).

Plaza de toros de Las Ventas (Madrid).Primera de la Feria de Otoño. Más de media entrada dentro del aforo permitido. Novillos de Fuente Ymbro, desiguales en presencia y de variado juego. Con opciones en líneas generales. Manuel Diosleguarde: vuelta al ruedo y oreja; Isaac Fonseca: ovación con saludos y palmas; Manuel Perera: ovación con saludos y silencio tras aviso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!