‘Destacado’ no destacó por su fuerza, que siempre le faltó. Urdiales lo toreó de inicio por alto y con muletazos a media altura. Todo con mucho gusto y torería. Pero sin esa chispa del toreo por bajo que hacía imposible la poca fuerza del de Santiago Domecq. No cesó Urdiales en su intento de buscar ese equilibrio perfecto entre medirlo y cuajarlo. Hubo muletazos templados, limpios y varios remates por bajo tan bellos como sentidos. Pero la faena careció de rotundidad y, salvo una tanda con la mano derecha casi en redondo hacia la querencia, el público se mostró ausente. Frío. La estocada, eso sí, fue buena y en el sitio (ovación con saludos). Reacio salió el segundo de Santiago Domecq hasta que Daniel Luque lo lidió sin dejarle salir del capote y cuajándolo luego a la verónica. Buen saludo capotero del de Gerena, que templó al toro hasta en el remate del quite tras sacarlo del capote. Cumplió en el caballo el de Santi Domecq, que no lo puso fácil en los capotes. Ni a la segunda tanda esperó el toro para bajar la persiana y frenarse en seco. Reservón y parado, ‘Sementero’ obligó a Luque a pegarse un arrimón que despertó más aplausos de su gente en el callejón que del público sevillano. El dominio en la faena fue absoluto por parte del torero, pero no gustó en Sevilla la insistencia de Luque con un toro que no tenía opciones ninguna de triunfo. Firme con la muleta y rotundo con la espada (ovación con saludos).

A ‘Gracioso’ le corrió bien la mano Rafa Serna a la verónica. Pidió que le dieran su tiempo al animal y el de Santi Domecq hizo las cosas bien en el peto del caballo. Dos puyazos y en ambos quiso empujar con los riñones. En banderillas también tuvo ritmo y una chispa que despertó la esperanza en los tendidos. Hasta dos tandas tuvieron que pasar para que Rafa Serna se acoplara y empezara a mostrar su mando ante el encastado y bravo tercero. A la tercera -serie- fue la vencida y el torero ahora sí logró dejar tres muletazos bajándole la mano con más firmeza. Es lo que pidió siempre el toro. Pero todo fue a cuentagotas y sin la firmeza que requiere un toro bravo como fue ‘Gracioso’. Por el pitón izquierdo, el toro embestía más templado pero con mucha humillación y calidad. A priori, más «fácil» para estar delante pero la falta de rodaje de Rafa Serna le impidió estar a la altura. Lo intentó, hubo ganas y actitud, pero el toro le ganó la partida por ambos pitones. Falló con la espada (ovación con saludos y fuerte ovación para el toro en el arrastre). Extraordinaria fue la media de remate de Diego Urdiales tras recibir al cuarto de la tarde por verónicas. Se entregó el de Santi Domecq en los dos puyazos que recibió y todo lo que tenía pareció quedarse ahí. En la muleta ‘Chismoso’ no dijo nada y Urdiales no pudo hacer otra cosa que reivindicarse. Estuvo delante y estuvo correcto. Pero no hubo más. Tarde sin opciones de Urdiales (silencio).

Brindó Luque la muerte del quinto toro. Con los pies clavados en el albero maestrante lo toreó por estatuarios, para luego sacárselo al tercio. Incierto el de Santi Domecq, Luque lo fue meciendo en su muleta, sometiéndolo en cada muletazo y rematando con un cambio de mano que fue jaleado por el público. La segunda fue también de poder y el toro volvió a responder con ritmo y cierto son. Sonó la música en La Maestranza justo al tiempo que el toro amagó con venirse abajo. Punto de inflexión en la faena, que trató de levantar Luque toreando al natural con más disposición que efectividad en los primeros muletazos. La siguiente tanda, con el torero más templado y el toro más parado, el lucimiento fue mayor. Meritorio y con valor el cierre de faena por luquecinas. Muy firme. Más movilidad que entrega, el animal. Media estocada (vuelta al ruedo tras petición y aviso). Más asentado se vio a Rafa Serna con el sexto toro de Santiago Domecq, otro sin opciones y venido a menos. Tanto que terminó por echarse antes incluso de que el matador se fuera a por la espada. Esfuerzo sin éxito de Serna, que le metió bien la mano en la suerte suprema (silencio).

Plaza de toros Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Cuarta de abono de la Feria de San Miguel. Casi media de entrada dentro del aforo permitido. Toros de Santiago Domecq, de deslucido juego en líneas generales. Destacó el buen tercero. Diego Urdiales: ovación con saludos y silencio; Daniel Luque: ovación con saludos y vuelta al ruedo tras petición y aviso; Rafa Serna: ovación con saludos y silencio.

* Se desmonteraron Juan Contreras, Alberto Zayas, Juan Manuel Raya, Antonio Ronquillo y José Chacón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!