Gran expectación en la Corrida Picassiana en la vuelta de los toros a La Malagueta, tras la suspensión de la feria de 2020 por el Covid. Una tarde en la que Morante cuajó con el capote a su primero, con lances rodilla en tierra y verónicas al ralentí. Una torería que demostró en la faena de muleta en una faena cargada de detalles, pero que se estrelló con la falta de transmisión del animal. Paseó Morante la oreja del cuarto, en una faena inteligente, bien construida y donde Morante dejó detalles de toreo caro.

Juan Ortega demostró en el segundo su buen toreo de capote. Suavidad en cada uno de los lances. Verdaderos carteles de toros. El de Juampedro llegó con poco fuelle a la muleta, aunque Ortega dejó pasajes de su calidad. El quinto con el hierro de Parladé pecó de sosería y apenas tenía transmisión. Ortega lo probó por ambos pitones, pero apenas pudo crear obra alguna.

Pablo Aguado pudo pasear la oreja del sexto, en una faena que tomó vuelo a mediado del trasteo. Trasteo con pasajes de buen toreo por el derecho. Se le pidió la oreja. En el tercero Aguado pudo la raza que la faltó al de Domecq. La Malagueta vivió una experiencia única en la Corrida Picassiana del abono de este año, donde la Orquesta Sinfónica de Málaga puso la banda sonora a este festejo tan especial.

Plaza de toros de La Malagueta. Primera de abono. Corrida de toros Picassiana. Lleno con el aforo autorizado. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (4º, 5º y 6º) bien presentados y de juego variado. Morante de la Puebla: ovación y oreja tras aviso; Juan Ortega: ovación tras aviso y silencio; Pablo Aguado: silencio tras aviso y vuelta tras petición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!