En la plaza de toros de Benamahoma se ha celebrado la última de las Becerradas de Promoción organizadas por la Asociación de Escuelas Andaluzas ‘Pedro Romero’ para descubrir nuevos valores de la Tauromaquia. Este festejo se tenía que haber llevado a cabo el pasado día 26 de junio, en Algar, pero hubo de ser aplazado por una serie de circunstancias ajenas a la organización.

El caso es que en Benamahoma, un tranquilo y hermoso rincón gaditano, donde semanalmente se dan cita muchos senderistas y excursionistas para disfrutar de sus bellos parajes, este domingo se respiraba un ambiente diferente con mucho trasiego de coches y personas. Esta localidad organiza anualmente sus fiestas con el popular toro de cuerda y suelta de toros por las calles, uno de los pocos enclaves andaluces donde la Junta de Andalucía ha otorgado un permiso especial para que sigan manteniendo esta tradición en respeto a los años que vienen celebrándolo.

Pero hoy, la plaza de toros, con piso de obra todo el año, se ha cubierto de fina arena para ser testigo de un festejo taurino. Los tendidos llenos y el sol cayendo a plomo…Ya se sabe que siempre se ha dicho que los toros con sol y moscas…pero con un límite. Las moscas no las hemos visto ni al sol tampoco, pues este estaba cubierto con un halo de polvo del desierto, pero sabíamos que estaba ahí apretando lo suyo. El caso es que todo el mundo ha salido contento porque la becerrada ha sido un espectáculo muy completo, comenzando por los chavales que han sido capaces, unos más y otros menos, de doblegar a un ganado bravo y fuerte que exigía mucho.

Abrió plaza Lucas Rojas ‘El Gamboa’, de la Escuela Taurina de Algeciras, que entró en el cartel en sustitución del anunciado Álvaro Casasola. Aunque demostró unas ganas tremendas y una disposición sin límites, su poca experiencia quedó patente en una faena de altibajos en la que fue volteado varias veces. A su favor le tenemos anotados varios pases por ambas manos de bella factura. Cortó una oreja.

En segundo lugar intervino David Gavilán Fuentes ‘Bocanegra’, de la Escuela Taurina del Círculo Taurino de Córdoba, que se ajustó en los lances de recibo y en un vistoso quite por chicuelinas. Pero la explosión de buen toreo vino con la franela. Desde el primer momento entendió al becerro y enhebró una faena  compacta y maciza con torerísimas series por ambos pitones, al son de la música y de los ¡Olés! del público. No se cansaba de torear y el animal de embestir. Dos orejas fue el premio a su ingente labor.

Le siguió en turno Manuel Sanz de la Puerta, de la Escuela Taurina de Lucena, otro chaval con poca experiencia pero que, con valor y decisión, supo encauzar a su oponente. En el recibo capotero movió bien los brazos y con la muleta, tras unos doblones muy toreros,  consiguió muletazos de calidad por ambas manos, aunque igualmente dejó constancia de su bisoñez. Cortó una oreja.

En cuarto lugar intervino Mario Flores, de la Escuela Cultural de Tauromaquia de Ronda, que compuso muy bien la figura con buen manejo de brazos en las verónicas de recibo. Luego con la franela, sobrado de voluntad y entrega, hilvanó pases de calidad en una faena falta de continuidad. Cortó una oreja.

 En quinto lugar intervino Gustavo Martos, de la Escuela Cultural Taurina ‘Frascuelo’, de Granada. Este chaval debutaba ante el público y era el primer becerro que mataba. Con el capote estuvo aceptable y con la muleta, tras doblarse con el añojo, realizó una faena componiendo bien la figura, con resultado de diez en algunos pases, pero con la lógica falta de solidez. Sin embargo pasó con nota alta esta prueba. Cortó una oreja.

Y cerrando el cartel y el festejo intervino Ángel Pérez Mariscal, de la Escuela Taurina Comarcal de Ubrique, que fue otra de las sorpresas de la tarde. Este espigado joven tiene un buen concepto de la tauromaquia y lo dejó patente en su actuación en Benamahoma. Tanto con el capote como con la muleta dejó constancia de su buen hacer, y aunque sufrió varios achuchones por parte del becerro, continuó con su labor con pases de mérito por ambas manos. Una estocada no fue suficiente y con el verduguillo necesitó de cuatro agresiones, lo que no fue óbice para que el público demandara con mucha fuerza la segunda oreja que el presidente concedió.

En definitiva un festejo muy entretenido donde el público salió complacido y los chavales reforzados en su ilusión por ser toreros. Ahora a esperar que el jurado designe a  los seis  finalistas, de entre los treinta y seis que se han jugado el pase a la gran final de Estepona el próximo mes de Octubre. Que Dios reparta suerte.

Plaza de toros de Benamahoma – (Cádiz). VI festejo del XXIII Ciclo de Becerristas . Entrada: “Lleno en los tendidos” con mucho público fuera por no tener aforo suficiente esta coqueta y pequeña plaza de toros. Reses de la ganadería de Hermanos Torres Gallego. Seis magníficos añojos bien presentados, con raza, bravos y nobles pero exigentes. Todos fueron aplaudidos en el arrastre. Lucas Rojas ‘El Gamboa’, (E.T. Algeciras); Oreja. David ‘Bocanegra’, (E.T. Córdoba); Dos orejas. Manuel Sanz de la Puerta, (E.T. Lucena); Oreja, tras aviso. Mario Flores, (E.T. Ronda); Oreja, tras aviso. Gustavo Martos, (E.T. Granada); Oreja tras aviso. Ángel Pérez Mariscal, (E.T. Ubrique); Dos orejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!