Ignacio García Lasarte y Tristán Barroso, oreja por coleta. Por su parte Javier Illanguas resultó ovacionado. Se lidió una sobresaliente novillada de Martín Lorca por juego y presentación.

Gran afluencia de público a pesar de las altas temperaturas que marcaba el termómetro. Una tarde donde la afición ha dejado claro que está ávida de toros y no de lucir el “palmito en las playas”. Hoy, la localidad malagueña de Antequera, ha vivido con gran ilusión el arranque oficial de la ‘Primera Selección’ del XXVII Ciclo sin picadores retransmitido por Canal Sur TV, donde los alumnos de las diferentes escuelas participantes han mostrado personalidad y buen toreo en general.

Entre los grandes triunfadores de la tarde hay que resaltar al joven de la ‘Ciudad Soñada’. El rondeño Ignacio Candelas –de no pinchar al primer encuentro hubiera cortado seguramente un rabo puesto que corría ese ‘run run’ por los tendidos- ya que protagonizó la actuación más destacada de la tarde. Candelas conjugó en su labor el arrojo y el entrega de un novillero de antaño, pero impregnando su altísimo nivel con una enorme calidad en su toreo. Ignacio arreó fuerte en el quite –segundo de la tarde- ante el novillo de Mariano Fernández echándose el capote a la espalda y pasándolo con reaños y torería. Gran tarjeta de presentación para soltar los nervios. Posteriormente en su recibo a portagayola al tercero de la jornada una larga cambiada en los medios y seguido de un ramillete de afarolados de rodillas de amplia magnitud. El novillo saltó distraído pero a Candelas le importó poco puesto que lo esperó de rodillas con mucho aplomo.  El joven de la Escuela de Ronda inició su relevante labor por doblones por bajo –muy torero- abriendo caminos e imponiéndose otra vez a su colaborador astado. Ignacio Candelas derrochó un toreo de riñones metidos y mentón. Una obra muy ligada y conectada con el respetable llena de caudal y consistencia por ambos pitones. Finalizó con una serie de molinetes engarzados que pusieron al público en pie…y rotundas orejas –vuelta al ruedo para “Nómada”- que lo afianzan para el futuro del ciclo. 

El primero en cortar dos orejas en la tarde fue Mariano Fernández. El chaval de la Escuela de Camas dejó un gratísimo sabor de boca con el segundo. Torero de empaque y sevillanas maneras que resumió ante su buen antagonista. El recibo capotero por verónicas marcó por su naturalidad y formas. Expresión y sentimiento en cada bello lance a la verónica. Mariano dibujó pasajes de toreo caro- de ese que pone a todos de acuerdo- con una faena de mano baja y llena de expresividad. Fernández llevó muy metido a “Yerba” por la panza de la muleta y lo toreó con exigencias al natural. El de Camas, trazó largo por el izquierdo y ligó como un carrusel por el derecho. Todo lo hizo bien y aprovechó las claras embestidas del  eral de Martín Lorca. El segundo ofreció una acometida con ritmo y nobleza  lo que ayudó a componer una torerísima obra a Mariano Fernández. Dos orejas para otro gran triunfador de la tarde.

Otros dos apéndices se llevó en su esportón el alumno de la Escuela de Málaga, al desorejar por completo a “Zíngaro”. El peruano Julio Alguiar, no se dejó nada dentro e inició su ascendente labor con un puñado de verónicas donde jugó los brazos con armonía. Ganó terrenos en cada lance con garbosidad y prestancia para rematar su importante saludo con una media de cartel. Alguiar entendió que había que dar tiempos entre muletazos para no atosigar la buena calidad del cuarto. Cada derechazo era acompasado por Julio e impregnado por largura y estética belleza. Tiró de técnica, -no de frialdad- puesto que todo lo aderezó con particular énfasis y demostró tener el oficio aprendido para mayores empresas. Basó principalmente su buen quehacer en la despaciosidad y en sinceridad de una muleta templada. Casi todo por el potable pitón izquierdo. Naturales y embroques de muchos quilates.  Estocada y doble trofeo para Julio Alguiar tras una bonita y buena obra.

“Gabacho”, quinto, para Ignacio García Lasarte. Esté resultó cambiante en la lidia con dos comportamientos muy diferenciados. Más arisco en los primeros tercios y más entregado en el último. El utrerano, lo recibió con desparpajo capotero y tras brindar de forma emotiva a sus padres cimentó una faena al alza. Tuvo intensidad en fondo y formas, y poco a poco él se fue metiendo en su propia labor. Se relajó García Lasarte a mitad de labor y corrió la mano con elegancia y temple. Pasajes de mucha belleza y distinción por el pitón derecho. El ajustado final por bernadinas caló hondo. Un joven que dejó ver unas pulcras maneras y toreo innato que le fluye con naturalidad. Oreja.

Cerró el cartel el extremeño Tristán Barroso. El de Badajoz, lidió a “Ganador” al que instrumentó un trato inicial por verónicas acompasadas y amplio capote. También construyó una faena en línea ascendente por contenido y formas. Dejó tandas profundas al natural. Y las abrochó de pitón a rabo con desparpajo. El cierraplaza sacó calidad y Tristán lo aprovechó tejiendo una faena variada y con aires extremeños. Mezcló la capacidad y la suavidad, algo que conectó fácilmente con el público que mantuvo el interés hasta el final de su labor. La espada y el descabello le restaron para un mayor premio pero al margen de eso, Tristán Barroso dejó muy buenas sensaciones en Antequera. Oreja.

Abríó cartel el alumno de la Escuela de Motril, Javier Illaguas. No le dejó estirarse en el saludo por una embestida incomoda pero después se desquitó con un bonito quite por chicuelinas. El aspirante inició su faena con un pase cambiado por la espalda en la boca de riego. Illanguas pisó terrenos donde los pies queman ante uno que sin maldad –siempre- soltó la cara en cada muletazo. Mejor inicio que final en su viaje. Derrochó disposición y planteó una faena sin fisuras donde la imposición se masticaba en cada muletazo. Al final se pegó un arrimón importante con su oponte metido en el tercio por su permanente tendencia a tablas. Javier Illaguas no tuvo suerte y se llevó el único molesto del buen encierro ganadero. “Encendido” no se apagó de andar y se puso latoso en la suerte suprema. Ovación.

Plaza de toros de Antequera – (Málaga). XXVII Ciclo sin picadores retransmitido por Canal Sur TV. Primera Selección. Entrada: ‘Media plaza’ dentro del aforo permitido. Abundante afluencia de público joven. Reses de la ganadería de ‘Martín Lorca’ bien presentados y de gran juego en general. Novillada importante la cantidad de virtudes que han mostrado los ejemplares del ganadero José Carlos Escribano. Destacó el tercero que resultó premiado por la vuelta al ruedo. Javier Illanguas, (E.T. Motril); Ovación tras dos avisos. Mariano Fernández, (E.T. Camas) Dos orejas. Ignacio Candelas, (E.T. Ronda); Dos orejas. Julio Alguiar, (E.T. Málaga); Dos orejas tras aviso. Ignacio García Lasarte, (E.T.Utrera); Oreja tras aviso Tristán Barroso, (E.T. Badajoz); Oreja tras dos avisos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!