Tres finales en cinco festejos, este es el balance del notable comienzo de temporada del recortador burgalés Juan Pablo Villanueva «El Aguilucho» que en las anteriores temporadas tan solo había sumado tres fechas. Hoy, a tan solo 48 de horas de trenzar el paseíllo en su casa, en Burgos, Arribes Taurinas ha tenido la oportunidad de hablar con él.

P. La temporada 2021 para «El Aguilucho» ha comenzado con buen pie. A pesar de que aún no se ha recuperado el ritmo de concursos previos a la pandemia, ya has logrado finales en plazas como Ledesma, Villalpando o Vitigudino, entre otras. Las sensaciones, a vista de tendido, son muy buenas. ¿Cómo te has encontrado en estos primeros concursos de la temporada? ¿Cuántas fechas llevas? 

R. Si este invierno alguien me hubiese dicho que para el 24 de junio ya se habrían realizado más de 15 concurso, le habría dicho en ese momento que estaba loco. Creo que nadie se imaginaba un inicio de temporada tan fuerte. Por suerte, a mí me cogió entrenado o por lo menos en fase de rodaje, ya que llevábamos unas cuantas capeas con animales fuertes a nuestras espaldas este invierno. La primera llamada que recibí fue para Leganés. Volvía con los “patas blancas” de Victorino, aquellos animales que tan mal se me dieron en la plaza de Jaén el año anterior (mi único concurso en 2020). Quizá también al venir de la cogida de Zaragoza y de no estar entrenado lo suficiente… Pero este año en Leganés fue muy diferente, iba con la mente muy clara de lo que quería hacer y cómo quería hacerlo. Y me salió un buen concurso. Eso me permitió llegar a Ledesma con el cuchillo en la boca con ansias de victoria. Los animales me acompañaron en “mi suerte” y digo mi suerte porque sólo quebré de rodillas, 4 quiebros en la fase y 3 quiebros en la final; un total de 7 quiebros en un solo concurso. Quedé 4º puesto y ciertamente desilusionado pensando que merecía algo más por cómo venía el novillo en los quiebros y por donde los realice, pasando dos de ellos a cm del pecho.

Inicios agridulces que no hacían más que alentarme para seguir peleando. En Vitigudino, quiebros buenos y tirando un posible mejor puesto a la basura, al pegar un medio corte en una de las suertes en las que el animal no estaba colocado y no quise quitarme para no perderle carreras. Aun así hice un 3er puesto. Después vino Villalpando que quedé 4º con novillos muy complicados al quiebro y buenísimos al corte. Y así llegamos al día siguiente a Zamora con unos animales complicados y para mi gusto, excesivos de cornamenta y bastos, que no dejaron hacer las cosas. A excepción del novillo de la final que fue bueno.

Por lo que de 5 festejos en los que he estado, he pasado a 3 finales. Buen inicio de temporada para un burgalés que 3 temporadas atrás hizo tan solo 3 concursos.

P. ¿Te esperabas un inicio de temporada con ese número de fechas y este nivel?

R. El nivel del inicio de la temporada… es de locos. Ves a Pinel con el torazo de Arauzo de Robles, ves a Iván Sánchez en Teruel el otro día con el pasito atrás le roza la camiseta, se echa de rodillas y le vuelve a rozar la camiseta; ves los quiebros de Aaron Grande y no entiendes por dónde ha pasado el animal y cómo ha sido capaz de pegárselo a escasos metros; ves a Luis de Guarrate en Villalpando y te quedas alucinado de cómo hizo rectificar al toro en la fase de grupos. Ves el novillo que les tocó a los saltadores en Cuellar y cómo le echaron raza para ir a saltarlo una y otra vez sabiendo que el toro les iba a coger y no llegas a entender dónde va a estar el límite.

P. La espectacularidad y el valor que derrochas al quiebro ha puesto en pie al público en numerosas ocasiones, también en este arranque de temporada. No obstante, algunas personas critican la suerte del quiebro puesto que consideran que solo se busca «esquivar» al toro sin templarlo. ¿Cómo entiendes tú la suerte del quiebro y cómo definirías tu concepto? 

R. Yo por suerte me siento muy valorado por el público, no así por el jurado en algunos concursos. Ya que no hay día que salga de un concurso y que alguien del público, algún compañero o incluso alguna persona del jurado venga y me diga que me merecía más por cómo he dado los quiebros. Al final he iniciado una temporada con quiebros muy fuertes en los medios, mandando sobre el animal e intentando templar esa embestida con el pecho. Muchas veces buscando el torear esa embestida con el pecho.

Esas críticas de las que me hablas que dicen que “esquivan” al toro me supongo que irán hacia algún compañero pero lo que estoy seguro es que esas personas que critican, nunca se han puesto de rodillas ante un toro. Porque si fuese así no lo dirían, porque es una de las suertes más arriesgadas, dónde tienes menos capacidad de reacción por estar de rodillas y porque el primer golpe va directo al pecho. Y una cornada en el pecho ya sabemos todos lo que significa…

P. Avanza la temporada y en pocos días llega Burgos. Tu casa. Una fecha muy especial para ti y en la que imaginamos que tratarás de quitarte esa espinita clavada anterior a la pandemia. ¿Cómo afrontas el concurso de Burgos? ¿Te ves con opciones de alzarte con el triunfo? 

R. Si hay que ser sinceros hasta este fin de semana pasado me veía con muchas posibilidades de alzarme con el título. Había hecho 3 plazas muy fuertes y la cabeza estaba en un momento cumbre. Pero este fin de semana he de decir que no me han salido las cosas como a mí me gustan. El domingo no funcionaron ni los animales ni mi cabeza, y el sábado, aun quedando en 4º puesto, no me fui con buenas sensaciones en los quiebros. Pero sé que todavía me quedan casi dos días en los que la mente va a jugar un papel decisivo. Sé que tengo las armas que no tenía otros años para poder afrontar esta plaza, sé que vengo rodado de hacer 5 concursos y sé que las ganas y la motivación que tengo este año, no lo tenía los anteriores. Así que espero poder decir en unos días, que por fin me he alzado con ese esperado título.

También quiero destacar un nombre y es el de Rolando Castro “Rolan”, que va a debutar en el concurso nacional de recortes. Es un burgalés de Aranda de Duero que por motivos laborales vive en Madrid y está ahora entrenando con la escuela de Pakito Murillo. Lleva año y medio yendo todos los fines de semana a las fincas a echarse animales para entrenar, entrenar y entrenar. Todo para que cuando le llegase la fecha poder estar preparado. Y ojalá este viernes pueda sacar lo que lleva dentro.

P. La pandemia ha cambiado nuestras vidas y también ha golpeado duramente al mundo del toro. ¿Crees que el sector taurino ha estado a la altura de las circunstancias y ha sabido resolver problemas previos a la pandemia que dañan el bienestar de la Fiesta? Si no es así, ¿por qué crees que no ha sido capaz?

R. No sabría decir si el sector taurino ha estado a la altura o no. Lo que sí que tengo claro es que el festejo popular ha ayudado a que muchas ganaderías no tuviesen que llevar camiones y camiones de vacas, novillos y toros al matadero. Ganaderías que solo lidiaban para festejos mayores se han dado cuenta que el festejo popular ahora les podía ayudar para ir sacando animales a sus plazas y hacer capeas de entrenamiento para recortadores y así rentabilizar esos animales que iban a ir al matadero directos. Por mi parte y por la parte de las personas de mi entorno, hemos hecho lo posible por ayudar a los ganaderos más cercanos como es el caso de la ganadería de Bravos de Valonsadero de Soria, con la que hicimos un sorteo benéfico para poder calmar esa ruina de llevar casi 2 años sin ingresos. ¿Qué se podía haber hecho más? Seguramente si.

P. Se acerca el verano y las previsiones son mucho más favorables que las del pasado año. Poco a poco van sumándose más y más fechas. ¿Qué retos tienes por delante de cara a los próximos meses? 

R. Pues la agenda día tras día se va ampliando. Y a grandes rasgos tengo estas fechas:

– 25 de junio a las 21h Concurso de recortes en Burgos

– 26 de junio a las 19h Concurso de recortes en Tordesillas + Exhibición maestros de la calle y espectáculo ecuestre.

– 03 de julio a las 20h Concurso de recortes en Pedrajas de San Esteban

Y luego ya el 10, 16, 18 y 25 aún por confirmar. Y ya van saliendo algunas fechas para agosto y septiembre así que hay muy buena previsión de festejos este año. Aunque mi reto principal es este viernes día 25 en el coso del Coliseum, salir de allí sabiendo que he hecho las cosas de verdad y he sabido darlo todo en la plaza.

P. En esta ocasión, eres imagen de cartel del concurso nacional de recortadores de Burgos. ¿Qué significa este detalle para ti? 

R. Llevo dos años siendo cartel de Burgos y lo primero es un orgullo enorme. Al final día tras días me llegan mensajes diciendo que me han visto en el cartel, que me van a ir a ver y que siga arreando, que ese es el camino. Pero la cosa es que el primer cartel fue con un quiebro en la plaza de Vistalegre que fue la que me abrió las puertas a las empresas de CyL que nunca había tenido la oportunidad. Y este año es con el quiebro que hice en Soria, con el cual me alcé como campeón en 2019. Han sido dos hitos muy importantes en mi carrera y ojalá pueda seguir ocupando carteles, luciendo al lado de nuestra querida catedral de Burgos pues eso significará que sigo en un nivel óptimo y que las cosa me siguen saliendo en la plaza.

Por último animo a todos a ir al concurso de recortes de Burgos en el cual veremos muchas caras nuevas en el coso del Coliseum, que seguro que van con muchas ganas a pisar por primera vez esa plaza.

P. Muchas gracias por tu amabilidad con Arribes Taurinas una vez más y, ¡suerte para el próximo viernes en Burgos!

R. ¡Muchas gracias a vosotros y un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!