Andrés Romero cortó tres apéndices, mientras Javier Jiménez, sin lote, una en su esportón y falló a espadas en el quinto

Oreja para Andrés Romero ante el abreplaza tras una faena en la que hizo todo él con un toro que se paró en exceso. Puso un rejón ‘Máximo’ para dejarlo crudito pero el astado careció de empuje. En banderillas montó a ‘Caimán’, ‘Kabul’ y ‘Jerjes’ cuajando un tercio de nivel y llegando en corto a su oponente. Echó los pechos encima para provocar la corta embestida. Un primero desfondado llegó al último con ganas de echarse antes de que Romero dejara un certero rejón con ‘Chamán’ y anteriormente un bonito carrusel volcado totalmente. Oreja a la raza del onubense.

Dos orejas para Andrés Romero tras una faena de transmisión y vistosidad. El toro fue de más a menos mostrando gran nobleza. Andrés cimentó una faena al alza con un rejoneo poderoso y vistoso. El de Huelva se adornó para imprimir más repertorio a su buen hacer y siempre buscó la reunión con batidas expresivas. Romero ofreció un rejoneo de raza y con ritmo con su quehacer. Reunió arriba y dejó un rejonazo sin puntilla. Dos orejas legítimas para una gran labor. Ante el cuarto montó a ‘Distinto’, ‘Fuente Rey’, ‘Guajiro’ y ‘Chamán’.

Oreja para Javier Jiménez con el segundo de la tarde. Mucha voluntad inventándose una faena ante un toro al que le faltó fondo. El sevillano tiró de raza para imponerse ante un toro a la retranca y amagando con rajarse en varias ocasiones. El mayor de Jiménez no se arredró y a base de oficio e ilusión arrancó una meritoria oreja. Además molestó inoportunamente las rachas de viento durante toda la lidia de su primero.

Ante el quinto la espada privó de trofeo a un entregado y templado Javier Jiménez. Muy por encima del toro de Torrehandilla. El diestro de Espartinas -se llevó el peor lote- y volvió a mostrar unas muñecas técnicamente poderosas. Exigió cuando la ocasión lo requería a principios y mimó con suavidad a mitad de labor. Todo ante un toro venido a menos, pero al que planteó una faena firme y capaz. Se metió con sinceridad en distancias cortas para exprimir lo poquito que le quedaba a su antagonista. Lástima el atasco a espadas. Ovación con saludos.

Dos orejas para Borja Jíménez tras una faena de gran gusto y profundidad y un tercero de Torrehandilla con nobleza. El menor de hermanos Jiménez cuajó una actuación de mucho temple y ligazón ante su oponente. Un antagonista hondo, con volumen y con clase pero acusó -perdió fuelle- el balancín que se pegó en el primer tercio. Entendió Borja que la suavidad y las distancias jutas eran propicias para exprimir a su primero. Buena estocada y “Puerta Grande” asegurada. Al igual que Javier brindó su labor a Antonio Ruiz “Espartaco Padre”

Dos orejas para Borja Jiménez con el sexto de la tarde. Un toro que se apagó pronto y con el que le permitió un toreo encimista y templado. El sevillano refrendó ante el último un toreo poderoso y suave. Borja toreó por ambos pitones con decisión y despaciosidad para ahormar series muy bien cimentadas. Ofreció una labor de intensidad y tras casi entera cortó otros dos apéndices.

Plaza de Toros Monumental del Condado de Niebla (Huelva). Corrida extraordinaria de inauguración de Temporada. Entrada: “Casi lleno” manteniendo el aforo permito. Toros de Torrehandilla – Soberbina, bien presentados y manejables en su conjunto. Andrés Romero: oreja y dos orejas; Javier Jiménez: oreja y ovación con saludos;  Borja Jiménez: dos orejas y dos orejas.

* Saludó en banderillas tras grandes pares en el sexto, José Manuel Montoliu.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!