El Ayuntamiento y la Federación de Peñas Taurinas han celebrado hoy el acto en recuerdo al matador Julio Robles, coincidiendo con el vigésimo aniversario de su fallecimiento


El Ayuntamiento y la Federación de Peñas Taurinas de Salamanca han celebrado este sábado el tradicional homenaje al matador de toros Julio Robles coincidiendo con el vigésimo aniversario de su fallecimiento. En esta ocasión, con motivo de la pandemia del coronavirus, el acto, que ha tenido lugar junto a la estatua que recuerda al diestro a las puertas de la Plaza de Toros de La Glorieta, se ha desarrollado sin presencia de público para evitar una concentración numerosa de personas y dar cumplimiento a las últimas medidas sanitarias.

El alcalde, Carlos García Carbayo, acompañado por el presidente de la Federación de Peñas Taurinas de Salamanca, Luciano Sánchez, miembros de la familia de Julio Robles y el capellán de la Plaza de Toros, Constantino Cascón, han depositado junto a la escultura del matador un ramo de flores en memoria del maestro: leyenda y una de las principales figuras del toreo.

García Carbayo, -con motivo de este homenaje-, expresa de nuevo su más firme apoyo al sector taurino, en estos momentos de incertidumbre provocados por la crisis sanitaria, y vuelve a reclamar al Gobierno de España ayudas para garantizar su viabilidad.

En este contexto, el regidor salmantino muestra su compromiso con el mundo del toro bravo, una de las manifestaciones culturales propias de nuestra provincia además de ser una fuente de riqueza y de creación de empleo en nuestro entorno natural.

De este modo, el alcalde ha recuerda que Salamanca ha sido y es tierra de toros y de toreros y que algunas de las mejores ganaderías de toros de lidia de España están en la dehesa charra. Por este motivo, el primer edil se compromete a colaborar en la difusión de la cultura taurina y favorecer la pervivencia del sector junto con todos los que trabajan para apoyar la fiesta de los toros y fomentarla.

Julio Robles

Nació en la localidad de Fontiveros, provincia de Ávila, el 4 de diciembre de 1951. Pese a ello, es considerado un torero de Salamanca, donde vivió y regentó una ganadería. Robles, que desde muy temprana edad estuvo en contacto con el campo charro, se vistió por primera vez de luces el 28 de agosto de 1968 en el pueblo salmantino de Villavieja de Yeltes.

Debutó con picadores el 10 de mayo de 1970, en la plaza de Lérida, e hizo su presentación en Madrid el 10 de junio de 1972 junto a ‘Angelete’ y el también torero charro ‘El Niño de la Capea’ con toros de Juan Pedro Domecq.

A lo largo de su trayectoria consiguió tres ‘Puertas Grandes’ en la Plaza de Toros de Las Ventas, -Madrid-, (1983, 1985 y 1989). El 13 de agosto de 1990, después de torear en Pamplona y en Santander, resultó gravemente herido al ser volteado por un toro de Cayetano Muñoz, -de nombre ‘Timador’-, en la plaza francesa de Béziers. Sufrió un traumatismo del raquis cervical entre la quinta y la sexta vértebra, que le provocó la tetraplejia.

El matador falleció el 14 de enero de 2001 en la clínica de la Santísima Trinidad de Salamanca, a los 49 años de edad. Había sido operado de urgencia apenas veinticuatro horas antes y no superó la intervención.

* Imagen de portada, vía: AYTO SALAMANCA


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!