«Tras la dura nevada seguimos trabajando. Acrotalando los becerros nacidos que en estos días ha sido imposible verlos… Los más fuertes saldrán adelante«, explican desde la ganadería de Montealto, una de las más afectadas por la borrasca «Filomena». A pesar de que la nieve sigue cubriendo gran parte de las fincas de las ganaderías de bravo, las labores camperas como el acrotalamiento de los becerros recién nacidos deben seguir en marcha y no aceptan más demora. 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!