La gran cantidad de nieve caída durante los últimos días en numerosas zonas ganaderas de la región dificultó, en un primer momento, el acceso donde guardan el ganado para poder proporcionarles alimento. Gracias al trabajo de Administraciones y a la colaboración de decenas de agricultores en la limpieza de caminos y carreteras, muchos ganaderos pudieron llegar a las naves y alimentar a sus animales.

Pero una vez pasados esos primeros momentos, el problema se está agravando debido a la gran cantidad de nieve que cubre los pastos y a las bajas temperaturas que se prevén durante estos días, pues va a impedir el deshielo y, por lo tanto, el acceso del ganado a la alimentación natural.

Además, los ganaderos han mostrado su preocupación ante los posibles efectos que las heladas van a tener sobre pastos y hierbas de invierno.

Ante esta situación, los productores se están viendo obligados a alimentar a sus animales, lo que supone un importante coste diario que puede prolongarse en el tiempo si tenemos en cuenta las adversas previsiones meteorológicas.

Se da la circunstancia además de que nos encontramos en plena paridera y muchos ganaderos no pueden atender a sus ovejas.

El temporal ha provocado también el derrumbe de naves ganaderas y agrícolas debido al peso de la nieve en los tejados.

Asaja Castilla la Mancha está estudiando posibles medidas para paliar esta situación que agrava la crisis del sector ganadero muy afectado también por las consecuencias de la pandemia.

Además, la organización agraria ha alertado sobre el riesgo de desaparición de la ganadería extensiva que cada vez encuentra más dificultades para su supervivencia.

Asaja Castilla la Mancha ha pedido, por ello, la adopción de medidas urgentes que salvaguarden este tipo de ganadería, caracterizada por su beneficio medioambiental en el medio rural, así como por la cantidad de puestos de trabajos que genera para sus habitantes.

El ganadero ha sido el primer sector perjudicado por el temporal de nieve en la región, pero habrá que esperar los próximos días para valorar detenidamente las consecuencias en cultivos como los herbáceos, leñosos o el olivar. Respecto a este último ya se han podido observar los primeros daños en los árboles y Asaja Castilla la Mancha está a la espera de poder hacer una valoración más profunda en los próximos días.

* Imagen de portada, vía: ASAJA


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!