La mesa de contratación de la Diputación Provincial de Málaga ha declarado esta mañana desierto el concurso para la ‘Organización y gestión de los espectáculos taurinos a celebrar en la plaza de toros de La Malagueta durante la Semana Santa y la Feria de Agosto, y la promoción y apoyo a la Escuela Taurina Provincial’, una vez cumplido el plazo abierto sin que se haya presentado oferta alguna.

El diputado de Cultura y Asuntos Taurinos, Víctor González, ha declarado que en enero se estudiará la situación para plantear alternativas. “Nuestra intención es que haya toros en Málaga en 2021, si la pandemia lo permite, y buscaremos la mejor fórmula para que así sea”, ha afirmado.

Víctor González defendió el contenido del pliego y destacó la implantación del canon 0. Es decir, el adjudicatario no paga nada a la Diputación por desarrollar su negocio taurino privado en un inmueble que es Bien de Interés Cultural (BIC), propiedad de esta institución. “Es la primera vez que una Administración pública con plaza de primera categoría no cobra arrendamiento alguno”, ha subrayado el diputado de Cultura.

Además, al empresario se le pone a su disposición un coso recién rehabilitado y en el que se ha invertido más de cuatro millones de euros; se le ofrece la posibilidad de bajar las tarifas por debajo de las establecidas oficialmente y crear ‘mini-abonos’ como un instrumento comercial y de marketing para aplicarlos en aquellos festejos con menor demanda de público, tal y como demandaban los empresarios.

Otras de las ventajas que se les ofrecía al empresario en este pliego era un contrato por cuatro años (2021-2024) con prórroga de un año más, reactualización del precio de las entradas y la disminución de la carga económica que el adjudicatario soportaba con sus obligaciones con la Escuela Taurina Provincial-Diputación de Málaga.

Ventajas para los aficionados

Por otro lado, el pliego también velaba por los intereses de los aficionados. A los concursantes se les obligaba a aplicar un descuento mínimo del 20% a los abonados y se les primaba en los criterios objetivos aquellos que superaran el descuento obligatorio. Al mismo tiempo, también se puntuaba a los que aplicaran un porcentaje por la reducción del precio máximo de cada localidad, según la tarifa establecida por la Diputación. “Siempre hemos intentado conciliar los intereses de los empresarios y de los aficionados, dejando en un plano secundario los intereses de la institución en favor del interés general”, ha añadido Víctor González.

En el pliego se fijaba como obligación la organización de nueve festejos mayores en cada anualidad, uno en Semana Santa y ocho en la Feria de Agosto, de ellos seis corridas de toros, una de rejones y una novillada con picadores.

En los estudios técnicos que se elaboraron previamente para redactar el pliego se reveló que la plaza de toros de Málaga ocupa el puesto 13º en la relación al número de festejos mayores en feria en proporción al número de habitantes por provincia, sin contabilizar los casi dos millones de turistas que hay en agosto en la Costa del Sol. Por delante de Málaga hay plazas de primera, segunda y tercera categoría. En cuanto al número de festejos mayores por cada habitante de la ciudad, La Malagueta se encuentra en el puesto 12ª. Le superan plazas de primera, segunda y tercera.

Este estudio determinó que el número de festejos que propone Málaga es el adecuado a su densidad de población, valorándose, asimismo, sus magníficas comunicaciones y un potencial turístico de dos millones de personas en plena temporada alta.

Respecto a los precios de las localidades, tomando como referencia los vigentes en la temporada 2019, Málaga mantiene las tarifas más baratas dentro de su categoría, por debajo de Valencia, Sevilla, Madrid, Zaragoza, Pamplona, Córdoba, Palma de Mallorca, Valladolid, Algeciras y Granada, por citar algunos ejemplos.

Y en cuanto a los abonos, respecto al año 2019, Málaga aplicó el 20% de descuento, solo superada por Zaragoza con un 25%. Plazas como Sevilla, Valencia, Madrid, Pamplona, Córdoba, Valladolid, Algeciras, Albacete, Burgos y Granada, por ejemplo, tienen un descuento para el aficionado inferior al que rige en La Malagueta.

“Por todos esos elementos, creemos en el pliego que hemos redactado. Nuestra intención es que el negocio taurino sea viable y que los aficionados salgan beneficiados”, ha afirmado el diputado de Cultura, para quien el hecho de quedar desierto el concurso “puede deberse a otros intereses intrínsecos del sector taurino, ajenos a la Diputación”.

* Imagen de portada, vía: DIPUTACIÓN DE MÁLAGA


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!