* Crónica vía: DAVID BUSTOS


La tarde en Logroño no podía arrancar con más emoción. El rostro de Gómez del Pilar, cubierto por lágrimas mientras sonaba el himno de España, hablaba por sí solo. Una emoción sincera que refleja el sentimiento de tantos y tantos españoles en un año tan duro como este 2020. Con aforo limitado, y los aficionados respetando la distancia de seguridad, dio comienzo el festejo. Toros de Miura para Pepe Moral y Gómez del Pilar.

Inspirado y con actitud recibió Pepe Moral al primer toro de Miura. El torero sevillano logró que el toro no le enganchara las telas en esos primeros capotazos, algo clave para evitar que se oriente. Cumplió en varas el de Miura, que mantuvo un buen tranco en banderillas. Sonó la música ya en el segundo tercio, y brindó al público Moral. Un suave trasteo por abajo le sirvió al torero para sacarlo más allá de la segunda raya. Perdiéndole un par de pasos en cada muletazo, la primera tanda con la mano derecha tuvo una profundidad y un temple exquisito. El de Miura se arrancaba con prontitud y esas primeras embestidas por el pitón derecha tuvieron un punto de humillación que permitía templarlo. Así lo hizo Moral, que pronto cambió a la mano izquierda para lucir también la buena condición del toro por ese pitón. Eso sí, con mejores inicios que finales. Impuso más ritmo en la siguiente tanda con la diestra Pepe, y el toro respondió con buen fondo y nobleza, sin acusar una falta de fuerzas. Acertó en los terrenos y en la distancia Moral, que fue cuajando con firmeza al de Miura, sin que este fuera a menos. Cerró por abajo la faena, con varios remates limpios y llenos de torería. Media estocada tras varios pinchazos. Bravo el de Miura, que tuvo buena condición por ambos pitones y fue ovacionado en el arrastre. Muy noble. Silencio para Pepe Moral tras sonar dos avisos

Mucho valor tuvo Gómez del Pilar en su recibimiento a porta gayola al segundo toro de Miura. Solventó las dificultades del toro cuando trató de torearlo en el tercio, sacándole con gran inteligencia y capacidad lidiadora a los medios. Dos puyazos y buena pelea la que llevó a cabo el toro Miura, que posteriormente puso grandes complicaciones a los banderilleros por su orientación. Midiendo mucho a Gómez del Pilar en cada muletazo, el animal obligó al torero a plantear una faena más de esfuerzo que de lucimiento. Sin embargo, las embestidas descompuestas y descastadas, apenas dieron alguna opción a Gómez del Pilar. Tras varias tandas por el pitón derecho, el diestro cambió de mano y pudo confirmar la poca raza del toro también por el izquierdo. Gran mérito de Gómez del Pilar que consiguió robar hasta dos tandas más logradas -a pesar de la falta de lucimiento del astado- con la mano derecha en el tramo final de la faena. Todo lo hizo el torero, que se tiró con todo en la suerte suprema y dejó un gran estocada que hizo caer al toro sin puntilla. Oreja. 

Casi seis años tenía el tercer toro de Miura. No dejó lucirse con el capote a Pepe Moral, y tampoco fue un toro fácil para picarlo. Dos puyazos recibió el de Miura. Se metía por dentro en los primeros muletazos con la mano derecha, y rápidamente cambió de pitón el torero. Mejores embestidas regaló por ese pitón «Arenero», y más templado lo pudo llevar Moral. Ganándole un paso y llevándole más tapado, el toro embistió con mejor aire y con más transmisión por el pitón izquierdo. Sin embargo, según avanzó la faena, el animal fue acortando su recorrido. Disposición de Pepe Moral que volvió a intentarlo con la mano derecha, sin éxito por la falta de entrega del toro. Pinchazo y estocada defectuosa al segundo intento. Tardó en caer el toro, entre el asombro y los aplausos del público. Cayó en los medios. Silencio.

Tragó mucho sin moverse Gómez del Pilar a porta gayola para recibir al cuarto y último toro de la tarde. A saltos embistió el de Miura, y por verónicas lo consiguió templar el torero. Gran ovación del público por la entrega indiscutible de Gómez del Pilar durante toda la tarde. Emocionante fue el tercio de varas, dónde además se lució al toro poniéndole de largo. Brindó a toda su cuadrilla el torero en reconocimiento a su trabajo durante esta atípica temporada. Muy corto y brusco embestía el de Miura, y muy valiente estuvo Gómez del Pilar durante las primeras tandas apretándole con la mano derecha. Uno a uno fue robándole muletazos al natural, pero le costaba mucho al de Miura. Había que tirar de él para que rompiera hacia adelante. Tragó mucho Noé, que no tiró la toalla en ningún momento y dejó muletazos llenos de quietud y valor con la mano izquierda. Por encima del complicado y deslucido toro de Miura. Estocada al segundo intento tras pinchazo y un aviso. Silencio.

Logroño. 21 de noviembre de 2020. Gira de Reconstrucción. Aforo limitado. Toros de Miura, bien presentados y de variado juego. El mejor, el primero. Pepe Moral: silencio tras dos avisos y silencio tras aviso; Gómez del Pilar: oreja y silencio tras aviso. 

* Imagen de portada, vía: @TorosenLogrono


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!