El Congreso de los Diputados ha convalidado hoy el Real Decreto-ley 32/2020, de 3 de noviembre, por el que se aprueban medidas sociales complementarias para la protección por desempleo y de apoyo al sector cultural. El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, ha comparecido para detallar su contenido ante los diputados. Según ha defendido, estas decisiones cubren potencialmente a 275.000 personas con un impacto total máximo de 180 millones de euros.

“Resulta imprescindible y urgente tomar nuevas medidas adicionales y nuevas decisiones para la protección y apoyo a los trabajadores y trabajadoras, especialmente de aquellos más duramente golpeados por la crisis, en un momento en que nos encontramos sumidos en una intensa segunda ola de la pandemia que está prolongando la situación de crisis”, ha afirmado el ministro ante la Cámara.

“Bajo el mismo prisma político que ha marcado la actuación de este Gobierno desde el comienzo de la crisis, este Real Decreto-ley cuya convalidación sometemos al Pleno, está también dirigido a rescatar personas y paliar la grave situación socioeconómica provocada por la duración de la pandemia. Una vez más, junto al mantenimiento del tejido productivo, las personas son el centro de nuestras políticas”.

“En el caso específico de la Cultura”, ha dicho Rodríguez Uribes, “la aplicación de las medidas adoptadas anteriormente evidenció que aún había un colectivo de trabajadores del sector que, por sus características especiales, tenían dificultades para acceder a las ayudas. El Gobierno, a través de los Ministerios competentes, trabajó entonces de manera transversal. Las conversaciones se intensificaron y, singularmente, desde los Ministerios de Trabajo y Economía Social, de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y de Cultura y Deporte, con la colaboración de Hacienda y del conjunto del Consejo de Ministros, procedimos a establecer un sistema de protección que les acogiese también a ellos”.

De esta manera, “el Gobierno ha hecho posible que entre los colectivos destinatarios ahora de las ayudas establecidas en el presente texto legal se encuentran los técnicos de la Cultura y los trabajadores más vulnerables de la tauromaquia, además de los artistas de los espectáculos públicos cuyas prestaciones se prorrogan. Son 47.000 personas entre los tres sectores”.

Prestación por desempleo para los profesionales taurinos

Rodríguez Uribes ha continuado abordando las medidas dedicadas al sector taurino que incorpora el nuevo Real Decreto-ley, recordando que los profesionales taurinos han sufrido también, de forma muy directa, las consecuencias de esta crisis, ya que inicialmente se vieron afectados por la suspensión de las actividades realizadas en plazas, recintos e instalaciones taurinas, y, después, por las medidas de contención y limitaciones acordadas por las autoridades sanitarias competentes.

Para el ministro, estas medidas y limitaciones necesarias “les ha imposibilitado trabajar y cotizar lo necesario para generar derecho a las prestaciones por desempleo, a lo que hay que añadir la especificidad del cómputo de los días de cotización con arreglo al Real Decreto 2621/1986, de 24 de diciembre, por el que se integran los Regímenes Especiales de determinados trabajadores, incluyendo los taurinos, en el Régimen General de la Seguridad Social”.

“El Gobierno ha considerado, por tanto, de extraordinaria y urgente necesidad adoptar medidas que salvaguarden la situación de los trabajadores más vulnerables de este sector por lo que este Real Decreto-ley reconoce un acceso extraordinario a la prestación contributiva por desempleo a dichos profesionales. Este derecho se extenderá hasta el 31 de enero de 2021”, ha informado.

Finalmente, Rodríguez Uribes ha hecho referencia a las dos disposiciones adicionales que incluye el Real Decreto-ley, con medidas complementarias, en la línea ya apuntada de fortalecer los mecanismos de protección habilitados, y facilitar el acceso a los mismos en las circunstancias tan difíciles a las que nos estamos enfrentando.

Así, por un lado, se elimina la necesidad de acreditar la búsqueda activa de empleo para el acceso a la renta activa de inserción o al subsidio extraordinario de desempleo, mientras se mantenga el estancamiento en algunos sectores de la de actividad económica y empresarial, y continúen vigentes los procedimientos de regulación temporal de empleo por causa de fuerza mayor derivados de la COVID-19.

Y, por otro lado, se adapta la duración del subsidio por desempleo de las personas trabajadoras de carácter fijo-discontinuo a las peculiaridades en que se desenvuelve su actividad y a las circunstancias derivadas de la COVID-19; de forma que, a los exclusivos efectos de determinar su duración, se entenderán como cotizados los periodos que, de no haber sido por la pandemia, hubieran sido de actividad, incluyendo aquellos durante los cuales percibieron protección por desempleo de nivel contributivo o asistencial.

* Imagen de portada, vía: PSOE SENADO 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!