* Redacción vía: DAVID BUSTOS


La plaza de toros de Herrera del Duque acogió la tercera novillada del fin de semana, y la segunda de este domingo intenso en cuanto a programación taurina. Los novilleros Diego San Román y El Rafi trenzaron el paseíllo para hacer frente a la novillada de La Ventana del Puerto y el Puerto de San Lorenzo.

Se gustó toreando a la verónica Diego San Román frente al primer novillo de la tarde. En el quite, por chicuelinas, fue cogido sin consecuencias debido a un parón en seco que dio el de La Ventana. El valor fue la tónica predominante en la faena de San Román desde el inicio, ya que el novillo no tenía raza ni emoción y pronto el novillero se metió en sus terrenos. Lo puso todo San Román, que tirando de él y pasándose los pitones por los muslos cuajó una faena muy firme llena de quietud. A pies juntos terminó la faena el novillero mexicano, que dejó una tanda muy templada con la mano derecha aprovechando la nobleza del animal. Estocada entera. Oreja.

Muy entonado y metido en la tarde se le vio a El Rafi desde que pisó el albero de Herrera del Duque. A un puñado de verónicas sensacionales, le siguió un par de gahoneras muy logradas y la media de cierre que tuvo un gusto exquisito. Con mucho gusto le colocó también al caballo, para posteriormente ejecutar un vistoso quite por lopecinas. De rodillas en los medios arrancó El Rafi la faena, y con temple y valor aguantó sin levantarse en esa primera tanda por el pitón derecho. El de La Ventana tenía mucha clase, buen aire y nobleza, y El Rafi lo quiso cuidar dándole su tiempo entre tanda y tanda. Templadas fueron esas primeras tandas por el pitón derecho, y algo más deslucida su labor inicial al natural, pitón por el que el novillo parecía tener peor condición. Sin embargo, El Rafi acortó distancias y le robó una tanda extraordinaria con la mano izquierda. En esa corta distancia y apretándolo por abajo, el de La Ventana embistió mejor. Con calidad y sin un ápice de brusquedad. Le desmontó dos veces antes de ir a por la espada. Unas manoletinas, varios remates por abajo y un pase de pecho con mucha largura cerraron la faena frente a un buen novillo de La Ventana. Estocada entera pero tendida. Dos orejas y vuelta al ruedo al novillo.

Por estatuarios comenzó la faena Diego San Román frente al tercer novillo de la tarde. Más serio -que los anteriores ejemplares- por delante el de La Ventana, fue un novillo exigente -un poco irregular- que no le puso las cosas fáciles al novillero mexicano. Le costó acoplarse al novillo a San Román, cuya faena tuvo muchos altibajos debido a los enganchones y que el animal se vino a menos en el tramo final. Quiso meter al público en la faena con un ‘arrimón’ final. Estocada entera al primer intento. Oreja.

Muy templado fue el quite por chicuelinas de El Rafi al cuarto y último novillo de la tarde. Con ayudados por alto arrancó la faena el novillero francés, para continuar con la mano derecho. Movilidad, ritmo y nobleza tenía el del Puerto de San Lorenzo, que tenía como defecto puntear en los finales de los muletazos. Sin embargo, El Rafi fue haciéndose con sus embestidas y logró que apenas le tocara la muleta el animal. Tras un soberbio cambio de mano a mitad de faena, el novillo se rajó buscando las tablas. Y a esos terrenos se fue el francés, para seguir toreando con la mano izquierda. Intentó sacarlo de nuevo a los medios sin excesivo éxito. Muy firme estuvo El Rafi, al igual que con su primer novillo, por encima de su oponente. Logrado e inteligente fue el cierre de faena cambiándose la muleta de mano en cada muletazo. Estocada entera pero trasera. Oreja.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!