El colombiano Leandro Gutiérrez debutó con picadores en Añover de Tajo y sorprendió a todos los aficionados con una faena llena de valor y entrega frente al sexto ejemplar de una seria novillada de San Isidro. Cortó dos orejas que fueron los únicos trofeos que se cortaron en el festejo. El novillero Francisco Montero fue ovacionado frente a su primer novillo, mientras que Rubén Fernández fue silenciado en su lote.

Añover de Tajo (Toledo). En torno a media plaza dentro del aforo permitido. Novillos de San Isidro, muy serios y deslucido juegoFrancisco Montero: ovación y palmas; Rubén Fernández: silencio y silencio tras aviso; Leandro Gutiérrez: silencio y dos orejas. 

  • Rafael González, David Adalid y Jesús Arruga saludaron en el sexto de la tarde.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!