• Crónica vía: DAVID BUSTOS

Arrancó el paseíllo en la plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda, con una decoración especial en el albero –así como trajes peculiares de los toreros– con motivo de la celebración de la II Corrida Magallánica. Se guardó un minuto de silencio en memoria de todos los fallecidos por la pandemia de coronavirus en España. También sonó el himno nacional. 

«Boca Rubia» de Miura abrió el festejo. El abre-plaza embistió siempre a la defensiva, con las manos hacia delante en el capote y sin emplearse en el peto del caballo. Poco lucido fue el tercio de banderillas, le faltó cierta confianza a la cuadrilla. La faena de Manuel Escribano resultó meritoria por el esfuerzo ante las complicaciones del toro. No tuvo entrega el de Miura, tan sólo regaló alguna embestida suelta cuando toreó con los vuelos de la muleta –de uno en uno- el torero. No tuvo suerte con los aceros, Escribano. Ovación con saludos

«Africano» de Miura salió en segundo lugar. Le correspondió a Daniel Luque, que mostró una gran dimensión desde el recibimiento capotero por verónicas. El de Miura, ovacionado de salida, embistió con importancia y clase en el capote de Luque. Recibió tres puyazos, los dos últimos desde la larga distancia. Gran ovación para el picador, que toreó a caballo con soltura, haciendo bien la suerte y midiendo cada puyazo. El de Miura mantuvo su buen tranco en el segundo tercio, antes de que Luque lo sacara más allá de la segunda raya con la muleta. La faena fue de menos a más, alcanzando cotas altas de toreo caro y entregado por parte del torero. Bravo «Africano» y enorme estuvo Luque, entendiendo a su oponente por ambos pitones y estando a la altura de su exigencia. Acertó Luque con la distancia y los tiempos –ni muy cerca ni muy rápido– para terminar cuajando una faena rotunda ante un encastado toro de Zahariche. En los últimos compases de la faena, Luque, ya más asentado y pisando terrenos complicados, acabó tragando y pasándose las embestidas muy cerca. Mérito y firmeza de Luque que dejó una gran estocada. Acertó al primer intento con el descabello y cortó las dos orejas. Vuelta al ruedo también para el toro.

Sin ton ni son pasó el tercer toro de Miura por los primeros tercios. Pepe Moral, que se había sentido toreando con suavidad con el capote, le probó por abajo en los primeros instantes de la faena. El de Miura tuvo nobleza para dar y tomar, especialmente por el pitón izquierdo, sin duda el de mayores opciones. Precisamente con la mano izquierda llegó la mejor tanda de la faena, muy templado estuvo Pepe Moral toreando al natural. Sin embargo, pronto volvió a la mano derecha, por donde el toro no transmitía tanto. No acabó de romper la faena. Estocada entera pero algo contraria. Oreja. 

De rodillas en el tercio recibió Manuel Escribanocon una larga cambiada– al segundo toro de su lote. El toro de Miura hizo todo con prontitud y cierta chispa en los primeros tercios. Recibió tres puyazos antes de un desigual tercio de banderillas ejecutado por el propio matador. Con cambiados por la espalda inició la faena Escribano, que no tuvo suerte con su lote en el conjunto de la tarde. Sin entrega y soltando la cara hacia arriba en el final del muletazo embestía «Acedero». No hubo opción de triunfo. Ovación con saludos.

«Maquinista» salió en quinto lugar, también entre los aplausos del respetable. Luque, de nuevo con mucha firmeza e inteligencia, le sacó a los medios bajándole la mano. Raúl Caricol se lució en banderillas con un par de mucha exposición. Saludó. El de Miura fue un toro complicado y exigente. Se revolvía rápido, casi sin acabar el muletazo. Luque estuvo firme y por encima de las complicaciones de su segundo toro, con el esfuerzo que eso le conllevo. Tuvo intensidad la faena, que acabó convirtiéndose en un «ay» continuo del público, puesto que Luque acortó las distancias y el toro no acabó de sentirse cómodo. Destacó el toro por su fondo y la importancia que le dio a todo lo que se hizo en el ruedo. Media estocada en buen sitio que hizo caer al toro sin puntilla. Dos orejas.

Cerró la tarde «Berengena», un toro de Miura al que nunca terminó de acoplarse Pepe Moral. No quiso alargar la faena el torero, que abrevio sin opción de triunfo. Silencio.

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Lleno aparente dentro del aforo permitido. II Corrida Magallánica. Toros de Miura, bien presentados y de interesante juego. El segundo toro de la tarde, de nombre «Africano» y herrado con el número 97, fue premiado con la vuelta al ruedo. Manuel Escribano: ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso; Daniel Luque: dos orejas y dos orejas; Pepe Moral: oreja y silencio. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!