Álvaro de Faranda continúa con su preparación, este pasado viernes 29 de mayo, se midió a un utrero de Ángel Luis Peña a puerta cerrada en la ganadería de Eduardo Flores, en la Finca Valtaja (Guadalajara). El astado fue complicado, muy difícil. Sin embargo, Álvaro extrae buenas sensaciones, pues le sirvió de mucho para reforzar su preparación. 

El novillero espera poder retomar la temporada lo antes posible, después del parón provocado por el COVID-19. Álvaro mantiene sus entrenamientos con una buena preparación para afrontar el nuevo inicio de temporada.

  • Imagen de portada, vía: MIGUEL ARBOLEDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!