El torero Rafaelillo ha confirmado hoy que, nueve meses y medio después del gravísimo percance de Pamplona con un toro de Miura, «aún sigue teniendo costillas fracturadas por consolidar«. Cabe recordar la gravedad del parte médico de aquel fatídico día: «Afecto de cornada envainada en hemitórax izquierdo con enfisema subcutáneo, múltiples fracturas costales, hemotórax, e inestabilidad hemodinámica«. 

  • Imagen de portada, vía: @javitaurino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!