• Columna vía: DAVID BUSTOS

«A toro pasado todos son Manolete«. Qué bien suena eso, ¿no? Idolatrar a uno de los cinco Califas del Toreo, mostrarle admiración y reconocer su importancia. La que se merece. Pero nombrarle en vano, en medio de un tono burlesco, no es lo más apropiado. El segundo mandamiento de la Iglesia Católica dice textualmente que «No tomarás en falso el nombre del Señor tu Dios». Entiendan que para el mundo del toro, Manolete fue algo parecido a eso. Una leyenda. Historia del Toreo. Historia de España. Les decía que nombrarle en un tono burlesco no es lo más oportuno, porque hoy en el pleno del Congreso, fue ni más ni menos el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien se acordó de la figura de este prestigioso torero en su turno de réplica a la oposición. Cada día se supera Iván Redondo. Con esto del coronavirus, Redondo, la mano derecha del presi, está desatado y dentro de poco a lo mejor vemos al señor Sánchez hablar del toro «Cazarratas» o incluso a Ábalos hacer su trabajo con seriedad. Eso de amagar con dar dos besos a sus compañeras tampoco es lo más gracioso. Y menos sabiendo que hay cámaras y que la situación es la que es… 

Esta fue la frase más comentada del día 26 de la cuarentena. La frase y la cara, pero no la de Sánchez, sino la sonrisa de Rufián mientras escuchaba a Sánchez afirmar tal cosa. No sabemos si detrás de ese personaje oscuro hay un tilín hacia el mundo del toro, o directamente no sabía -¿lo sabía Sánchez acaso?- ni quién fue Manolete. En Rufian todo es posible. Todo menos pasar desapercibido y entrar en polémicas. 

  • Imagen de portada, vía: ARRIBES TAURINAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!