• Redacción y entrevista vía: DAVID BUSTOS

Victorino Martín ha inaugurado hoy nuestro especial de «Entrevistas en Cuarentena«, un proyecto llevado a cabo por el director de Arribes Taurinas, David Bustos. El prestigioso ganadero y presidente de la Fundación Toro de Lidia aceptó con gusto nuestra invitación para charlar de toros en un momento tan complicado para la Tauromaquia, y para España en su conjunto, debido a la crisis del coronavirus. Por eso, el inicio de la entrevista no podía ser otro: un recuerdo para todas las víctimas de esta enfermedad, y por supuesto, para todos los ganaderos que nos han dejado en los últimos días.

Victorino quiso dedicar unas palabras con especial cariño al ganadero Antonio González, ya que les unía una bonita y estrecha amistad. Mucha gente en las ciudades piensa que toda esta situación no es tan complicada en el campo. Sin embargo, aunque es cierto que como bien dice el ganadero los animales necesitan seguir comiendo y exigen los mismos cuidados, allí también ven con mucha preocupación todo lo que está ocurriendo. A pesar de ello, Victorino se muestra optimista y esperanzado de que la situación mejore lo antes posible, y que puedan darse toros aunque sea a partir del final del verano. Sin embargo, «todo son predicciones a ciegas y nadie sabe que va a pasar». El sector ganadero, tal y como él reconoce, es el más perjudicado por esta situación. Corridas en el campo sin poder embarcarse ni lidiarse, cinqueños en riesgo de superar el límite de edad como la temporada se vaya en blanco, muchos gastos sin ningún tipo de ingreso… Victorino, a petición de nuestro director, recordó que criar un toro cuesta en torno a 4.500 y 5.000 euros. Esto no es ninguna tontería… 

Es evidente que esta situación está afectando a todos los estamentos de la Tauromaquia: los toreros no tienen ingresos aunque tampoco gastos adicionales; los empresarios –sobre todo algunos- si han sufrido un fuerte varapalo con las suspensiones y aplazamientos; y el sector ganadero, en palabras de Victorino, es el que más está sufriendo esta grave crisis. En torno a un centenar de toros, de los cuales un 20% son cinqueños, esperan en el campo para ser lidiados con el hierro de la A Coronada. Sin embargo, tras repasar los cinqueños, Victorino afirma que la mayoría por suerte cumplen edad en diciembre o incluso en la primera mitad del próximo año. La historia de su padre, Victorino Martín Andrés, ha acaparado merecidamente gran parte de la entrevista: «Mi padre lo ha sido todo en la ganadería, ha sido mi espejo y mi maestro«, afirmaba el ganadero. La cogida del semental Hospiciano a su padre en el río Árrago refleja la dureza del trabajo en el campo: «En los últimos años han muertos más trabajadores en el campo que toreros en la plaza«, explica. Y a pesar de todo el sufrimiento, de los baches en el camino, de navegar a contracorriente en sus inicios, Victorino Martín Andrés logró un tipo de espectáculo en el que el toro era el centro del mismo. Este hecho hizo que mucha gente fuera consciente de la importancia de ver también la corrida a través del toro, «como suele hacer la gente del entorno rural y no tanto de las ciudades», comenta Victorino. La entrevista no podía acabar sin hablar de la Corrida del Siglo del 82, el indulto de Belador o el toro Cobradiezmos. «Vive como un rey«, asegura con cierto orgullo y satisfacción en referencia al toro indultado por Manuel Escribano en Sevilla. Victorino, al igual que su padre, siempre habla claro: «Soy partidario del indulto pero hay que ser serios«, concluye.

Y no, Victorino no se olvidó de hablar de la Fundación. De la casa de todos. Del gran trabajo que hay detrás y de la importancia de estar unidos para defender la Fiesta. 

  • Imagen de portada de la entrevista por Instagram en directo, vía: ARRIBES TAURINAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!