• Columna vía: DAVID BUSTOS

Decía Antonio Machado que «un corazón solitario no es un corazón». Y una muerte en soledad, sin despedida, sin ese último adiós rodeado de los tuyos, no es una muerte digna para nadie… Morir en soledad es terrible. Pero más terrible es pensar que eso, precisamente eso, esté ocurriendo cada día en nuestro país. No engañen al oyente, al espectador o a sus conocidos. Esto no es un bache en el camino de nuestras vidas. Por favor, no nieguen la evidencia: esto es una auténtica tragedia humanitaria.

¿El problema? Que parece que nos hemos «acostumbrado»con todo el perdón del mundo y el respeto que merece cada fallecido por esta maldita enfermedada oír que cada día «muchos cientos de personas fallecen por Coronavirus», y que ya, ya no nos sorprenden estos datos tan terroríficos. Es realmente triste que esto esté ocurriendo a día de hoy. Pero más triste es pensar que el mundo se había acomodado en un mundo tan lineal, tan «guay», que no habíamos sido capaces de concienciar al mundo y prepararlo para enfrentar una situación tan compleja como esta. El mundo Disney está muy bien, pero no es real. La vida es otra cosa. La vida te da un palo tras otro. Y a veces, nos puede sacudir a todos. ¿O no? ¿Aún no se dan cuenta de la ignorancia en la que vivíamos? Huyendo de la sangre, de la muerte, deshumanizando lo humano, cegando al mundo de las evidencias… Todo ahora pasa factura. Todo ahora cobra sentido. O lo pierde por completo. 

Hoy es el día 17, y lo único bonito es el número… Adiós marzo. Bienvenido abril. 

  • Imagen de portada, vía: ARRIBES TAURINAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!