• Editorial vía: ARRIBES TAURINAS

El campo llora y sufre viendo la curva de contagiados por Coronavirus ascender sin límite ni control en nuestro país. El golpe está siendo difícil de digerir en las dehesas españolas. Momentos complejos se están viviendo también en los despachos de las múltiples empresas afectadas por tantas suspensiones y aplazamientos de ferias y festejos. No hay motivos para sonreír. Por el momento, las predicciones acerca de la evolución de esta grave situación en España –y en el mundo– dejan en el horizonte un futuro negro durante los próximos meses. Algunos expertos hablan de dos meses. Otros de hasta cuatro o cinco. No se recuerda un inicio de año tan nefasto para el mundo del toro. La Magdalena de Castellón, las Fallas de Valencia, las novilladas de marzo en Las Ventas, Arnedo, Murcia, Arles, Garlin, Portugal… El Coronavirus no ha dejado pollo con cabeza en el sector taurino. La epidemia ha puesto en tensión a todos, y los aficionados esperan sorprendidos y preocupados alguna noticia positiva que les dé algo de oxígeno, después de tanto golpe y «chascos».

Jandilla, Fuente Ymbro, El Parralejo, Victoriano del Río y Toros de Cortés, Zalduendo, Juan Pedro Domecq, Fermín Bohórquez, Adolfo Martín, El Freixo, García Jiménez y Olga Jiménez, Garcigrande y Domingo Hernández, Miura o María Cascón son algunas de las ganaderías afectadas por estas suspensiones a causa del Coronavirus. A pesar de que se está estudiando el aplazamiento de todos los festejos afectados, quedan muchas dudas en el aire que pronto, esperemos, encuentren la mejor respuesta posible. ¿Encontrarán las empresas otras fechas para todas las ferias aplazadas? ¿Se celebrarán todos los festejos previstos y programados en un principio o se verán obligados a reducir y suprimir alguno de ellos? ¿Se optará por la suspensión definitiva de alguna feria o festejo? ¿Qué ocurrirá con aquellos toros que, por su edad, no pudieran lidiarse en otras fechas venideras? ¿Qué pasará con aquellas corridas o toros que, en el caso de suspenderse definitivamente, no se pudieran lidiar en las plazas previstas antes de dicha decisión? ¿Se pondrá en marcha algún plan de apoyo al sector taurino desde la administración pública? Tantas y tantas preguntas que a día de hoy no tienen ninguna respuesta. El Coronavirus no deja de expandirse, el número de contagiados no deja de crecer y el campo bravo no deja de sufrir sus duras consecuencias. Que pronto mejore la situación.

  • Imagen de portada, vía: ADRIÁN CASADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!