El matador de toros Ginés Marín ha repasado algunos de los aspectos más destacables de su pasada temporada, sus entrenamientos o el estado actual de la Tauromaquia en La Bodega de Quintín, gracias a la colaboración y atención prestada por Alfonso e Irene García. Ginés Marín ha querido destacar que augura un gran futuro para la Tauromaquia. Además, ha explicado que la temporada 2019 ha sido un año importante, ya que cuando va adquiriendo años de alternativa, la novedad o la capacidad de sorpresa se pierde. Sin embargo, se ha superado una vez más cuajando un año muy completo.

Además, recuerda los trofeos de la temporada con satisfacción, pues ha obtenido días fructíferos como el de Almería o Dax, aunque hay una tarde que la guarda entre sus recuerdos. El diestro explica: “Hubo una tarde muy importante en San Isidro, la corrida de Garcigrande. Estuve a punto de salir en hombros y fue una de las tardes más redondas.”

Para el extremeño, Madrid siempre supone un incentivo, independientemente de que el año pasado, el presidente le cerrara la Puerta Grande. “Es un privilegio y un verdadero honor estar anunciado en Madrid, además de la responsabilidad que esto conlleva” describe Ginés Marín evocando a aquella tarde de Garcigrande. Aunque, destaca la necesidad de dejar su sello como torero, algo que sí pudo hacer, además de recibir el cariño de la afición venteña.

La campaña americana, por su parte, comenta: “Ha sido corta, pero intensa con cuatro actuaciones importantes para mi como torero. Entre ellas destaco la faena de final de año en la Plaza México”. Aun así, también ha mencionado sus tardes en León o Ambato entre otras. “En definitiva, me ha ayudado a afrontar la temporada 2020 con mucha más moral”, concluía la pregunta el diestro.

Como todo matador de toros con ambición, tiene una evolución notable en la que intenta superarse y ahondar en su concepto. “Uno desde dentro no percibe esa evolución, pero a nivel personal ha existido una evolución a nivel de madurez y de poso. Esa tranquilidad me ayuda a afrontar los compromisos más exigentes con mucha más seguridad”, detalla así esa fase en la que se ha ido afianzando en su Tauromaquia y le ha permitido escalar en el escalafón. Es un torero de referencia.

Ginés opina que uno de los aspectos más importantes en la rutina de entrenamiento de cualquier torero es el toreo de salón “creo que es la base fundamental para corregir defectos y evolucionar. A partir de ahí uno desarrolla todo lo que después muestra en la cara de las becerras, en los tentaderos, con un toro a puerta cerrada o en una plaza”, señala la importancia de seguir unos pasos, todo es un proceso. Además, también es importante, explica, el entrar a matar al carro y los tentaderos, al fin y al cabo, es una labor constante de trabajo y dedicación para estar bien física y mentalmente.

Perfilamos el mano a mano comentando lo que espera de esta inminente temporada. “La espero con mucha ilusión, todas las temporadas son importantes y claves para el futuro”, por este motivo Ginés Marín piensa afrontarla con mucha verdad y de una forma muy bonita, sobre todo en Olivenza que será el génesis del 2020 en España.

Acabamos la entrevista con la esperanza y el punto de vista positivo del diestro extremeño. “Auguro un gran futuro para la Tauromaquia, esto me lo corrobora toda la gente que veo en los tendidos. Además, es muy importante la asistencia de jóvenes, lo que me llena de ilusión”, comenta con una mirada al futuro, porque está asegurado, no solo por el aficionado, sino por todos los toreros jóvenes que podrán tirar del carro los próximos años.

  • Imagen de portada, vía: PLAZA 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!