La primera capea nocturna del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo (Salamanca) registró, como era de esperar, un llenazo en los tendidos. Dos toros de la ganadería de Adelaida Rodríguez fueron los protagonistas de una noche que dejó detalles destacables, especialmente al quiebro. Sin embargo, ambos ejemplares tuvieron un comportamiento diferente entre sí. El primero, noble pero más justo de fuerzas, se vino abajo después de probarlo en la muleta. Sin embargo, el segundo tuvo más «chispa» y peligro. Hasta dos veces se quiso colar por dentro a su salida, acortando la arrancada en el último instante a los recortadores. Más tarde, con el toro ya más templado, el público pudo disfrutar de algunos quiebros ajustados y de mucho mérito, debido al peligro del animal. En la muleta no fue un toro fácil tampoco. Con los tablaos de la Plaza Mayor sin un solo asiento vacío, Ciudad Rodrigo despidió el viernes de Carnaval.

  • Imagen de portada, vía: PATXI PEREÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!