Inicio Fake Animalism Chapu Apaolaza: «No llamemos a esto movimiento animalista. Llamémoslo por su nombre:...

Chapu Apaolaza: «No llamemos a esto movimiento animalista. Llamémoslo por su nombre: Industria Animalista»

0

  • Información e imagen vía: DAVID BUSTOS

El portavoz de la Fundación del Toro de Lidia, Chapu Apaolaza, fue el encargado de abrir el acto organizado por la FTL en el auditorio El Beatriz de Madrid, sobre «sostenibilidad, mundo rural y animalismo». El periodista comenzó su intervención explicando qué es y en qué consiste el llamado movimiento animalista: «El animalismo es un movimiento que se opone al uso de animales por parte del ser humano, ya sea para investigación, para nuestro alimento, entretenimiento o para nuestra vestimenta». Además, ha destacado la «colaboración» de los medios de comunicación con esta ideología: «Algunos titulares de los que vemos a menudo en los medios pueden sonar irreales o estrambóticos, como el famoso de les gallines o el de la morcilla vegana con sangre humana. Todos están diseñados para estar en el centro del debate durante varios días». Sin embargo, uno de los ejemplos expuestos que más llamó la atención de los más de cien espectadores e invitados presentes en el auditorio, fue el de la censura de Instagram de una foto que mostraba un cocido por «violencia gráfica«

Todo este acoso ha provocado que la industria cárnica comience a verse perjudicada por la aparición del nuevo «invento» del animalismo: la carne artificial o «ética», como ellos la llaman. Chapu ha querido dejar claro que «cuando en los supermercados se normalice la carne artificial a un precio inferior que la natural, desaparecerán miles de explotaciones ganaderas». Por último, a través de gráficos y datos, mostró la fuerza presupuestaria de las principales organizaciones que sustentan la «industria animalista»: PETA, World Animal Protection, Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals, American Society for the Prevention of Cruelty to Animals o Humane Society International, entre otras. Los presupuestos anuales de muchas de ellas superan los 300 millones de dólares y están destinados principalmente a la presión para instaurar leyes de carácter animalista en numerosos países, al desarrollo de lobbies que beneficien la toma de acuerdos con empresas, actuaciones en granjas o al fomento de su concepción de «educación». Apaolaza ha resaltado que «estas organizaciones son apoyadas a su vez por otras empresas de enorme relevancia en el mercado actual como Amazon, Disney, Facebook, Paypal, Google o Volkswagen», entre una amplia lista de nombres que apoyan este tipo de actuaciones.

Antes de poner fin a su intervención, Chapu trasladó un mensaje hacia las fuerzas políticas de nuestro país: «Me gustaría hacer un ruego a los políticos y medios de comunicación. No llamemos a esto movimiento animalista. Llamémoslo por su nombre: Industria Animalista. Permitir la consolidación del animalismo tiene consecuencias mortales para nuestra economía, nuestra cultura, nuestro medio ambiente y, sobre todo y como resumen de todo, para nuestro medio rural». 


 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here