• Información vía: DAVID BUSTOS

Dos toros de Oliveira Irmaos abrieron la tarde de ayer, viernes, en la localidad de Onda. Ambos ejemplares tuvieron una condición similar al toro del mismo hierro que se lidió durante la jornada matinal: mansos, sueltos y con escasa fijeza. Tan sólo movilidad. A pesar de ello, el segundo de los animales sí fue a más, dentro de su condición, y regaló alguna arrancada destacable. También hubo que lamentar un percance durante su suelta, ya que un joven fue volteado por el astado al intentar saltarloquiso rectificar en el último momento, sin éxitocon una garrocha

El tercer toro pertenecía a la ganadería de Palha, y aunque también salía a veces suelto y no le sobraba la fuerza, tuvo buena condición. Tras este, cerró la tarde un buen toro de la misma ganadería, que impuso respeto y dio importancia a todo lo que se le hizo. El animal, encastado y con mucha transmisión en cada arrancada –pronto y con picante– y embestida, no era un toro fácil. No permitía ni un sólo fallo y eso provocó que muchos no se atrevieran con él. Fue enchiquerado entre aplausos


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!