• Reportaje vía: DAVID BUSTOS 

Ignacio Zuloaga fue un pintor español, nacido en Eibar –en el año 1870– y cuya muerte tuvo lugar en Madrid, 75 años después –en 1945- de su nacimiento. Su obra se vio influenciada desde el inicio de su trayectoria por corrientes como el naturalismo, el impresionismo o el simbolismo francés, entre otros movimientos. Además, va a ser durante su paso por la ciudad de París cuando Zuloaga comience a desarrollar su faceta de retratista. Tras su estancia en Sevilla y después de conocer Segovia, su estilo tomará otro rumbo y su obra comenzará a centrar su atención en otras cuestiones como la cultura rural o las tradiciones españolas del momento. Por eso, encontramos obras sobre paisajes rurales de Segovia, la prostitución urbana, el mundo taurino sevillano o las costumbres religiosas de lugares como Castilla y La Rioja

– Retrato del picador «El Coriano» (1896)
– Picador gitano (1903)
– Víspera de los toros (1898)
– Corrida de toros en Eibar (1899)
– Preparativos para la corrida (1902)
– Toreros de pueblo (1906)
– La víctima de la fiesta (1910)
– Retrato de Juan Belmonte en plata (1924)

La temática trabajada por Zuloaga fue evolucionando al mismo tiempo que se transformaba la situación sociopolítica. De hecho, tras el estallido de la Guerra Civil en España, Zuloaga fue incorporado a la estrategia propagandística del bando franquista. Quizás, ese fue el motivo de la realización de los retratos al dictador Francisco Franco o al militaramigo del dictadorMillán-Astray. A pesar de ello, en sus últimos años como pintor, este trató de alejarse de la vida pública. 

Zuloaga es considerado también como el pintor de la Generación del 98, puesto que en sus obras representaba el sentido crítico de los intelectuales más destacados del movimiento. Por eso, debido a que es uno de los artistas más importantes de principios del siglo XX y un referente indiscutible de la pintura figurativa a nivel mundial, el Museo de Bellas Artes de Bilbao acogió con éxito hasta el pasado domingo, una exposición que contó con un total de 95 obras, muchas de ellas inéditas hasta ahora.

En la exposición –ya finalizada– que ha acogido la ciudad de Bilbao, se podían observar numerosas obras relacionadas directamente con la Fiesta de los Toros: Retrato del picador «El Coriano» (1896), Corrida de toros en Eibar (1899), Toreros de pueblo (1906) o Retrato de Juan Belmonte en plata (1924), entre otras muchas. 

  • Imágenes vía: FLICKR, COLECCIÓN CARMEN THYSSEN y ABRAHAM RAMÍREZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!