Inicio Artículos Aquí se respeta la ley

Aquí se respeta la ley

0

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS

A la afición de Madrid se le pueden criticar muchas cosas. Algunas con más razón que otras, pero comparar a sus aficionados con los CDR de Cataluñaacusados de emplear violencia en sus actos en favor de la independencia y en contra de la leyo incluso atreverse a hablar de «yihad venteña», es cuanto menos, intolerable. Por sensibilidad humana. El polémico desencuentro entre parte de la afición madrileña y el torero Miguel Ángel Perera, durante el mano a mano con Paco Ureña, encendió otro foco de «guerra». Algunos periodistas criticaron duramente a los aficionados que protestaron al torero extremeño y la tensión en las redes sociales no dejó de crecer a lo largo de la pasada semana. Llegó el viernes, cuarto festejo de la Feria de Otoño y El Cid, en el centro de todas las miradas. Era su despedida. La del último «Torero de Madrid» antes de la eclosión de Paco Ureña como torero predilecto de este mismo coso.

Dos ovaciones al romper el paseíllo, una vuelta al ruedo como reconocimiento a su entrega al caer el último toro y una salida a hombros con los aficionados por la puerta de cuadrillas. Así fue el emotivo y merecido homenaje orquestado en todo momento desde el criticado tendido 7. De allí brotó una enorme pancarta que decía así: «El Cid, Torero de Madrid. Gracias». El de Salteras se detuvo frente a ellos y agradeció el cariño. Estaba emocionado… Como muchos otros en la plaza. Seguramente, la mayoría. Porque no hay mayor falacia que afirmar, de manera equivocada y a sabiendas de que era mentira, que «gran parte del público no entendió que muchos aficionados saltaran al ruedo a sacarlo a hombros sin haber cortado orejas en la corrida«. Madrid se rompió las palmas para despedirlo cuando se marchaba rodeado de esos aficionados fieles a su plaza cada semana. Ah, y esa misma noche, Twitter se inundó de felicitaciones al 7 por su homenaje al Cid. No había ninguna polémica, y se la inventaron. ¿El objetivo? Crear controversia e intensificar el cabreo de la afición con el periodismo taurino. No hay ninguna explicación lógica y eso sí que es ridículo. Porque en Madrid, se harán cosas mal, pero siempre se respeta la ley. El reglamento. Y su sensibilidad, está a la altura de pocos.

Plaza de Toros de Las Ventas. Feria de Otoño. Más de 3/4 de entrada en los tendidos. Toros de Fuente Ymbro y un sobrero de Manuel Blázquez, correctos en presentación pero decepcionante comportamiento. El Cid (despedida): silencio y vuelta al ruedo; Emilio de Justo, palmas tras aviso y ovación con saludos; Ginés Marín: silencio en ambos.

  • Imagen vía: PLAZA 1

Aquí se respeta la ley
5 (100%) 1 vote

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here