• Crónica vía: DAVID BUSTOS

Con tan sólo una corrida a las espaldas en lo que llevamos de año, llegó Sergio Serrano a Las Ventas. Hecho un tío. Un torero de los pies a la cabeza. Y con un mensaje claro: venía a jugarse la vida, nada de pasar la tarde como mejor se pueda, y al hotel. Por eso el diestro de Albacete se fue a recibir a la puerta de chiqueros a sus dos toros. Con el de Saltillo «rebañando» sus tobillos en la larga cambiada de rodillas. Este era el inicio de una actuación heroica frente a una alimaña cárdena que no permitió ni parpadear. A Caco Ramos le hirió durante la brega, y a Serrano lo buscó desde el primer momento. No le encontró afortunadamente, y el de luces, más firme que el acero, le ganó la batalla. El albero venteño fue testigo de derechazos impensables, teniendo en cuenta las enormes complicaciones que ofreció el de Saltillo. El macheteo final, doblándose con el toro y sometiendo una vez más sus embestidas, encendió a los aficionados madrileños, que se pusieron en pie antes incluso de que entrara a matar. Sin embargo, la espada se resistió a entrar en un primer intento y la oreja se esfumó entre el arrastre de la fiera. La vuelta al ruedo fue de ley. El billete para San Isidro. La recompensa al guerrero incansable. El azar tampoco le trajo facilidades con el complicado y deslucido sexto de Arauz de Robles. A pesar de ello, este hierro se proclamó vencedor de un desafío que contó con tres toros llenos de interés y opciones: el noble primero de Saltillo, y el segundo y cuarto de Arauz de Robles. Estos dos últimos protagonizaron grandes peleas -al cuarto, que se empleó notablemente en el peto y tuvo mucha emoción, le costó más arrancarse en los dos últimos puyazos- en el caballo, destacando la labor del picador Adrián Navarrete -de la cuadrilla de Sánchez Vara- con el cuarto de la tarde. Dos ovaciones saludó Sánchez Vara después de dos correctas actuaciones -más rotunda la faena al cuarto, que fue a más y dejó muletazos muy templados-, que se vieron afeadas por la espada. Javier Castaño, por su parte, tuvo una tarde gris y por debajo de lo esperado.

Plaza de Toros de Las Ventas. Desafío Ganadero. Algo más de 1/4 de entrada en los tendidos. Toros de Saltillo -mansos en varas y faltos de entrega en la muleta, salvo el noble primero; el tercero fue una alimaña- y Araúz de Robles -muy interesantes segundo y cuarto; más complicado el sexto- bien presentados y de interesante comportamiento. Sánchez Vara: ovación con saludos tras aviso en ambos; Javier Castaño: silencio en ambos; Sergio Serrano: vuelta al ruedo y ovación con saludos. 

  • Saludaron tras parear al segundo toro, Joao Ferreira y Fernando Sánchez.

  • Imagen vía: PLAZA 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!