El segundo encierro del Pilón de Falces resultó más accidentado que el día anterior después de que dos vacas de la ganadería de Hípica Zahorí quedaran rezagadas desde la salida, aumentando la tensión y el peligro durante su suelta. Hasta tres corredores fueron atendidos debido a los golpes y caídas que se vieron -especialmente- en el tramo final. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!