Inicio Crónicas Así es imposible

Así es imposible

0

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS

Así es imposible. No hay manera de coger toro con una parada de bueyes tan preparada y extraordinaria para el cuidado de las corridas. Para el ganadero que espera un resultado satisfactorio en el festejo vespertino, cabestros así son una bendición. Para los corredores, un quebradero de cabeza. El encierro de Cebada Gago fue el fiel reflejo de la polémica sanferminera. Toros arropados, carreras encabezadas por los bueyes y apenas algunos huecos en el tramo final antes de llegar al callejón de la plaza. Y por si fuera poco, una velocidad endiablada que paró el cronómetro en un tiempo de 02:23 segundos

Arrancó el segundo encierro de San Fermín con un percance de «El Boti» en Santo Domingo. Este veterano corredor fue arrollado por los animales que enfilaron los primeros metros del recorrido a una velocidad frenética. Algunas caídas a los lados de la manada se sucedieron hasta la llegada de los «cebadas» a Estafeta. Por esta mítica calle, el encierro se desarrolló sin excesivo lucimiento para los corredores; además, en la curva Mercaderes-Estafeta, un toro cogió a un «despistado» mozo que esperaba a los astados quieto y sin opción de reaccionar a tiempo. Todo quedó en un susto, afortunadamente. El tramo de telefónica y la bajada al callejón fue un oasis en el desierto. La manada se partió y tres toros quedaron por detrás de los cabestros. Abiertos y disgregados. Ahora sí, dejando huecos entre toro y toro para poder «cuajar» grandes carreras. Especialmente con el último de los ejemplares, de pelaje cárdeno. Esta tarde, la corrida ya enchiquerada en los corrales del coso pamplonés, será lidiada por los diestros Manuel Escribano, Rubén Pinar y el salmantino Juan del Álamo.  

  • Imagen vía: DIARIO DE NAVARRA (vía Reuters)

 

Así es imposible
4.7 (93.33%) 3 votes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here