• Reseña vía: DAVID BUSTOS

Partido de Resina continúa avanzando en la buena dirección. La corrida que puso fin ayer al mes de junio en Las Ventas confirmó que el hierro de los antiguos «pabloromeros» tiene futuro. Dos toros interesantes, con muchas virtudes dentro de su exigente condición, devolvieron la ilusión a los aficionados venteños. Además, Sánchez Vara cuajó al natural al quinto de la tarde. Lento y en redondo lo toreó el diestro alcarreño que a punto estuvo -si acierta con la espada- de cortarle un importante trofeo. Menos eficaz estuvo con el buen tercero, que cumplió en varas y terminó embistiendo con cierta calidad -le faltó un punto de chispa y humillación- en la muleta. Su falta de costumbre con toros tan «nobles» provocó que no se entendiera con él. Correcto pero sin rotundidad con los aceros se mostró Miguel de Pablo. Confirmó la alternativa con un toro muy «violento» y sin opciones de triunfo; sin embargo, la nobleza del desfondado sexto permitió ver una versión más firme del torero de Colmenar Viejo. Por último, Marc Serrano no tuvo su mejor tarde. Frente al noble y manejable sobrero de San Martín, el francés se mostró desconfiado y le faltó mandar sobre el animal. Con el deslucido cuarto, poco pudo hacer. Fue silenciado en ambas ocasiones. 

Plaza de Toros de Las Ventas. Un cuarto de entrada. Toros de Partido de Resina, bien presentados y de variado comportamiento. Marc Serrano: silencio y silencio tras un aviso; Sánchez Vara: vuelta al ruedo tras leve petición y ovación con saludos tras aviso; Miguel de Pablo: silencio en ambos.

  • Imagen vía: @LasVentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!